Identificar nuestras emociones es cuestión de estar conscientes.

Si realmente queremos entender nuestras acciones, -cómo es que hacemos lo que hacemos-,  debemos enfocar a la emoción que lo posibilita. Porque nada hacemos que no esté definido por una emoción que lo haga posible.

Claro entonces, que deberíamos conocer sobre emociones. Responder a ¿por qué hago lo que hago?, esta relacionado con porder reflexionar sobre las emociones detrás de nuestros actos.

Comencemos por aceptar que una emoción es una reacción a un objeto o suceso que surge a partir de la interpretación que hacemos de ese objeto o suceso. Interpretación que está siempre sujeta a estructuras mentales preexistentes en nosotros como nuestras creencias, pensamientos y los patrones de conducta que éstos generan.

Estas estructuras guardadas en nuestra mente determinan la forma en la que percibimos una situación actual en función de la información que tenemos aprendida sobre esa situación por haber experimentado otra similar anterior. Y por lo tanto, condicionan nuestra reacción emocional frente a la nueva experiencia.

O sea que para entender como es una emoción y poder identificarla, debemos tomar consciencia por un lado, de que nuestra experiencia pasada es la fuente más determinante de nuestros comportamientos ya que es a partir de nuestra experiencia donde construimos los juicios que valoran los sucesos a los que nos enfrentamos. Por otro lado, de que entonces estamos de una u otra manera actuando según al modo en que evaluamos la situación, no como la situación realmente es.

Razones por las cuales no se puede separar el análisis de nuestras emociones y nuestra respuesta emocional, del análisis de los sistemas de creencias, de pensamientos y actitudes que entran en juego en nuestras evaluaciones y en su consecuencia, nuestra reacción emocional a lo que estamos evaluando.

Ahora bien, conviene estar lo más plenamente consciente de que en esa evaluación de las situaciones que nos tocan vivir, que hacemos general y mayormente en forma inconsciente. Muy frecuentemente ocurren distorsiones negativas que provocan respuestas emocionales negativas o por lo menos no convenientes, pero que además retroalimentan un ciclo de dar respuestas negativas automáticas a situaciones similares, hasta conformar verdaderos estilos de respuestas. Que naturalizamos hasta dar por sentado que nacimos reaccionando de esa forma (¡Así soy yo!).

Por ello es muy importante reconocer que este tipo de pensamientos son aprendidos, es decir no son innatos, por lo que si realmente lo deseamos, podemos cambiarlos por otros que sean positivos y más convenientes, tomando consciencia de que si bien no podemos cambiar los hechos, ya sean estos buenos o malos, siempre podemos cambiar lo que pensamos sobre ellos. Comenzando un camino de revisar y cuestionar nuestras creencias de forma tal que dejemos de lado una interpretación negativa sobre un determinado hecho.

Trabajar en la búsqueda de pensamientos positivos que diluyan nuestra interpretación negativa sobre un hecho o situación, es tomar consciencia. El verdadero origen de  nuestras  reacciones  emocionales  no  es  lo que ocurre en el exterior, sino lo que pasa en la dinámica interna, en la conciencia.

En la práctica es estar atentos a formas de actuar (a lo que hacemos), que por naturales que nos parezcan, son generadoras de pensamiento negativo y por consiguiente, inconvenientes para nuestro bien-estar. Cada  uno  de nosotros hacemos  lo que  podemos  con  las  memorias  que  llevamos  con nosotros y según nuestro grado  de  conciencia.

Como por ejemplo estar atentos a si somos adeptos a rumores, chismes, y al desmedido interés que le damos a las noticias negativas. A pensamientos todo-o-nada, a los términos absolutos, y al el uso de términos como “siempre”, “nunca” o “todos” cuando su uso no está justificado por los acontecimientos propiamente. A sobre-generalizar, tomando casos aislados y generalizar su validez para todo. A enfocarse exclusivamente en ciertos aspectos, usualmente negativos y perturbadores, de un evento o persona con exclusión de otras características. A descalificar lo positivo por razones arbitrarias, asumiendo algo negativo cuando no hay apoyo empírico para ello. A suponer las intenciones de otros o adivinar predecir o “profetizar” el resultado antes de que suceda. A imaginar y rumiar acerca del peor resultado posible, sin importar lo improbable de su ocurrencia. O pensar que la situación es insoportable o imposible, cuando en realidad es incómoda (o muy incómoda) o inconveniente. A sostener reglas rígidamente. A no permitirse pensar que las cosas pueden ser de otra forma de como las vemos. Pero además de todo ello, estemos atentos a si culpamos a los demás de nuestra reacciones emocionales inconvenientes, porque estamos renunciamos a nuestro poder de cambiar.

Lo bueno es que todos podemos  reconocer  nuestras propias  estructuras  y emprender, si lo  deseamos, un  trabajo concreto de transformación.

Desde lo científico se ha observado que pueden crearse nuevas estructuras en nuestra mente en función de  los  nuevos  caminos  que tome la consciencia. Porque cuanto más  se utiliza  una estructura, más  profundo se hace el  surco que  deja, y más se marca el camino, más fácil resulta  utilizarlo.  Al mismo tiempo, el no utilizar las  viejas estructuras hará que acaben por  desaparecer.

La práctica cotidiana de tomar consciencia es ser testigos de nosotros mismos, observándonos como si fuéramos testigos de nuestra existencia. Por lo tanto estar conscientes comprende observar  nuestros  pensamientos,  nuestras reacciones   emocionales  y   lo  que pasa  en  nuestro cuerpo  físico.

Si de  la  observación  surge que tenemos reacciones  emocionales  negativas  e inconvenientes,  entonces asumir  la  responsabilidad  de nuestras emociones es absolutamente  necesario.

También cuando  el  comportamiento  de  alguien  nos parece  inadecuado  o  negativo,  en  lugar  de  juzgar  y  reprobar,  tomo  en cuenta  puede  que  no  sea  más  que  una percepción errónea  por  mi parte. No  criticar  ni  reprobar  a  nadie,  porque  sé  que  la  reprobación  y  la  crítica  son  venenos para el que critica  y para el criticado. Ser  consciente  en  todo  momento  de  que  si  algo  me  molesta  de  los  demás  es  porque  hay  algo  en  mí  no  resuelto  que resuena con lo  que  percibo.

Asimismo, dejar  de  querer  tener  razón  y  de  querer  demostrar  que  los  demás  están  equivocados.  Escuchar  a  los  otros,  y  aceptar que  la  percepción que  los  demás  tienen de  la  realidad sea  diferente  a  la  nuestra.

Evitar  en  lo  posible  actuar  de  inmediato, buscar el espacio para responder mejor. Y si transitamos  un  estado  emocional  perturbado., r en busca  de  ayuda  si es  necesario.

En definitiva, estar consciente es dejar  de  resistirse  a  lo  que  presenta  la  vida.

Estar atentos lo más plenamente posible…es la cuestión.

¡Piensa bien y saldrá bien!

Fuente:
*@Matriztica
LA ESTRUCTURA COGNITIVA DE LAS EMOCIONES. ENE-25-2016. By Diego Grispo. http://diegogrispo.com/estructura-cognitiva-de-las-emociones. DISTORSIONES COGNITIVAS Y EMOCIONES. FEB-01-2016. By Diego Grispo. http://diegogrispo.com/distorsiones-cognitivas-y-emociones

 

Publicado en Contagiando valores | Deja un comentario

DE APEGOS, MIEDOS Y CREENCIAS.

Expresiones tales como “La infelicidad es el apego a que todo resulte bien”; y que “La felicidad es vivir la vida en armonía de sus circunstancias.” de Humberto Maturana; y “Debemos estar dispuestos a deshacernos de la vida que hemos planeado con el fin realizar la vida que nos espera” de Joseph Campbell, refieren como causa generadora de la infelicidad al apego.

Entendiendo el apego como el estado emocional que nos vincula en forma compulsiva a una cosa o persona determinada, y que está originado por la creencia de que sin esa persona o cosa  no es posible ser feliz. Y que nos permitirá tanto experimentar el placer y la emoción de lograr aquello a lo que decidimos estar apegado, como la sensación de amenaza y de tensión que siempre acompaña al apego. O sea que si no conseguimos el objeto de nuestro apego, originamos infelicidad; y, si lo conseguimos, no originamos propiamente felicidad, sino que simplemente producimos un instante de placer, seguido de la preocupación y el miedo de perder dicho objeto. Paradógicamente, aunque pensemos que el apegarnos a cosas o personas nos da la seguridad de tenerlas y gozarlas, son precisamente nuestros apegos los que nos impiden desarrollar un más amplio y más variado gusto por las cosas y las personas.

Pero el apego no es sólo la base de ese miedo a perder todo lo que finalmente obtuvimos, sino que también lo es de todas las creencias que nos han transmitido respecto de todos los miedos. Si no ponemos atención podemos encontrarnos apegados a todo, principalmente a la vida y a la imagen que tenemos de nosotros mismos y del mundo. Y estar viviendo por ende con miedos; miedo a la imagen que los otros hayan podido hacer de nosotros, miedo a perder su amor, miedo a tener que reconocer que es una imagen la que decimos amar y miedo a que nuestra imagen, la que tenemos de nosotros mismos, la que soñamos que los otros tengan de nosotros, se rompa. Es el apego y no el conflicto –cualquiera sea- lo que nos hace sufrir y en definitiva no nos permite ser felices como naturalmente debemos serlo.

Y es tal el poder del apego, que provoca lo no existente. Porque el miedo es sentirse amenazado por algo que ha registrado nuestra memoria en algún momento o experiencia determinada, y en consecuencia no es real, es una creencia. El miedo es una creencia adquirida.

Desde que nacimos, vivimos determinadas experiencias y escuchamos ciertos mensajes que crearon asociaciones en nuestro cerebro y por lo tanto ciertas situaciones las tenemos relacionadas con emociones concretas. Y el sólo pensamiento sobre ellas hace que se dispare la emoción. No es la nueva situación la que nos da miedo, sino el recuerdo de otras situaciones que nos contaron o que hemos vivido anteriormente con una angustia que no hemos sabido resolver (si aprendí el miedo al agua, porque recibí la señal de que si me acerco a una piscina puedo morir ahogado, será difícil que pueda ser luego un buen nadador aunque mis padres me envíen al mejor profesor de natación).

En concreto, no nacimos con miedo y por ello es una emoción que naturalmente no nos toca experimentar. Pero la tenemos, y gracias a decidir estar apegados a todo aquello que realmente no necesitamos.

Pero lo importante es que el miedo, como toda creencia aprendida, es cultural, y por lo tanto, y si queremos, podemos cambiarla. Tal como podemos, si queremos, eliminar la falsa creencia, de que sin una cosa o persona determinada no podemos ser felices.

Piensa bien y saldrá bien!

D.O.

Fuentes: Humberto Maturana es uno de los pensadores más valiosos de la actualidad. Co-fundador de la Escuela Matríztica para dar formación en el entendimiento de la matriz biológica-cultural del habitar humano. Joseph Campbell. Académico norteamericano (1904-1987), dedicó su vida al estudio de las mitologías y religiones comparadas. Campbell indica la posibilidad de que estos sistemas simbólicos – los mitos – representen creaciones naturales de la mente humana -de ahí su difusión. Su obra fue influencia decisiva en la saga cinematográfica Star Wars de Gorge Lucas. Anthony de Mello (Bombay, 1931— Nueva York, 1987) sacerdote jesuita y psicoterapeuta conocido por sus libros y conferencias sobre espiritualidad, donde utilizaba elementos teológicos de otras religiones, además de la tradición judeocristiana.
Publicado en Amar, Con el conflicto, Contagiando valores, Convivir, Ser Feliz., Vivir el ahora | Deja un comentario

¿Estamos librados de la responsabilidad por nuestros actos en pos de nuestra “Felicidad”?

Personalmente, creo que todo ser humano, en el fondo de su corazón, es capaz de distinguir el bien del mal. … A veces puede ser difícil definir el bien, pero el mal tiene un aroma inconfundible: hasta un niño sabe qué es el olor. Por tanto, cada vez que deliberadamente infligimos dolor a otra persona, sabemos que estamos haciendo. Hacemos el mal. Amos Oz*

Cualquier relación amorosa, buena y duradera con aquello que nos apasiona, sean personas, trabajos, cosas, exige siempre trabajo y dedicacion. Es algo que siempre necesita hacerse de nuevo y rehacerse día a día, hora a hora. Resucitado constantemente, reafirmado, atendendido y que merece ser permanentemente observado desde nuestra preocupación ética, o sea  poniendo atención a la influencia que tienen sobre los demás (especialmente nuestros seres queridos), nuestros actos y decisiones al respecto. 

Vivimos en una actualidad de creciente fragilidad de los vínculos, de la impopularidad de los compromisos a largo plazo, de la división marcada entre derechos y obligaciones, y de la evasión de cualquier obligación que no sea con nosotros mismos.

¡Me debo esto!, ¡me merezco esto otro!, ¿y yo? ¿cuando voy a ser feliz?, ¿cuando voy a pensar en mi? … son algunas de las expresiones mas escuchadas de aquellos que sienten que han pospuesto sus oportunidades y que deben hacer algo al respecto.

Ahora bien, aunque existe un derecho irrenunciable a alcanzar ser felices, creo que vale preguntarnos, ¿Hay relación entre ese pretendido y añorado derecho a nuestra “felicidad”, y el daño a terceros  que puede generar su persecución?. 

¿Nos hemos detenido a pensar en ello,…en la existencia de un daño a un tercero inocente de nuestra insesante búsqueda? 

Ivan Klima** se pregunta: ¿Dónde esta la frontera entre el derecho a la felicidad personal por un nuevo amor por ejemplo, y el egoísmo irresponsable…, ?. Y se contesta: que trazar esta frontera con exactitud puede ser una tarea angustiosa, pero podemos estar seguros de una cosa: se halle la frontera donde se halle, se viola en el momento en que el acto… se declara moralmente indiferente y neutral, de modo que los actores están liberados a priori de la responsabilidad por las consecuencias para el otro de sus actos.

¿Hemos cruzado esa frontera? ¿Nos consideramos neutrales e indiferentes ante el dolor y el daño que producimos?.

Siempre estamos a tiempo de ser responsables y de cultivar preocupación ética por lo que generamos con nuestros actos. Sea para intentar iniciar una nueva relación  que sea verdaderamente buena y duradera por medio del compromiso, para resguardar a nuestros seres queridos de nuestras decisiones personales que puedan dañarlos. Opara en su caso, responder adecuadamente por los daños causados.

Piensa bien y saldrá bien!

DO.

 

Fuente: Zygmunt Barman. El Arte de la Vida. Ed. Paidos 2009. Bs. As.
*Amos Oz. (Jerusalén, 1939) Escritor israelí que en la actualidad está considerado el mejor prosista en lengua hebrea moderna. Cursó estudios en la universidad de Jerusalén y en Oxford, Inglaterra. Tiene el grado de oficial del ejército israelí y es destacado miembro del movimiento Paz Ahora, que aboga por el entendimiento pacífico entre israelíes y palestinos. Vive en un kibbutz, en el que ha desempeñado las más diversas tareas, entre ellas la de dar clases desde 1957 hasta 1973. También ha impartido diversos cursos como profesor invitado en universidades de Estados Unidos.
**Ivan Klíma (Praga, 1931). Narrador y profesor de filología, el checo perseguido por nazis y comunistas, es autor de una rica obra literaria. En su obra “Between Security and Insecutity”, Thames and Hudson, 1999, págs. 60-62.
Publicado en Amar, con la necesidad de Convivir, Contagiando valores, Ser responsable. | Deja un comentario

Conversemos con ese otro inconsciente dentro nuestro.

Me niego a aceptar la idea de que tengo una mente inconsciente que me ordena como actuar y que es completamente inaccesible; a creer que la  mayor parte de mi vida es controlada por fuerzas ingobernables que residen dentro mio; y a que no puedo dejar de ser víctima de los caprichos de mi “inconsciente”, cuyas órdenes se originan en las creenciashábitos de pensamiento que están programados en mí desde mi niñez.

Me gusta pensar en cambio, en que hay un “otro totalmente incosciente, mécanico, repetitivo, y automático” dentro mio con el que puedo conversar, y en su caso “convenserlo” para que trabaje diferente, mejor y conveniente para mí, a como lo viene haciendo.

Claro que debo ser persistente y preciso cuando le hablo.

Debo intentar que no queden dudas de que sepa por mí mismo que: Sé que tengo algunos hábitos sobrantes realmente tontos que se inculcaron en mí hace mucho tiempo. Que ya no estoy interesado en que mis actos sean dictados por él. Que voy a llevar todos esos viejos hábitos de pensamiento a la superficie, los voy a observar cuidadosamente. Y que voy a trabajar diariamente para ser más consciente de todos los aspectos de mi vida. 

Piensa bien, y saldrá bien!

D.O.

Fuente:
Wayne W. Dyer, Ph.D. http://www.drwaynedyer.com/
Bruce H. Lipton, PhD. The https://www.brucelipton.com/


Publicado en Contagiando valores, Educar las Emociones, Hábitos de efectividad, Textos Cátedras 2014 | Deja un comentario

Las Emociones son modos de vivir en relación.

La emoción es un motor que todos llevamos dentro que nos mueve y nos empuja a vivir en contacto con el mundo que nos rodea.

Necesitamos de la emoción, para que nos informe qué es lo que nos está afectando y para que establezca una respuesta. Así podemos decir que sentimos SENSACIONES, que tienen relación con nuestro cuerpo, que nos estan informando de lo que sucede en nuestro cuerpo en una situación determinada. Sensaciones corporales de frío, calor, sueño, hambre, sed, cansancio, tensión, relajación, sofocación, dolor, etc.

Pero una cosa es la emoción y las sensaciones que nos producen a nivel corporal y otra es la configuración de sentires íntimos, la sensorialidad o los sentimientos. Los SENTIMIENTOS tienen que ver con nuestra personalidad.

Las emociones son universales, pero los sentimientos varían de un individuo a otro. Cada uno puede sentir sentimientos diferentes de amor, odio, compasión, gratitud, respeto, admiración, confianza, esperanza, orgullo, altruismo, desprecio, celos, pena, duelo, etc.

Los entimientos guardan una relación con la convivencia con los demás. Lo que guía nuestro vivir es la sensorialidad. Nos movemos desde el sentir, no desde la razón. Desde la razón sólo argumentamos.

En realidad, nada hacemos que no esté definido por una emoción que lo hace posible y  si realmente queremos entender las acciones humanas al mirar el movimiento o el acto del otro, debemos enfocar a la emoción que los posibilita.

Así, un encuentro entre dos personas será vivido como agresión o accidente según la emoción en la que cada uno de ellos se encuentre.

Cuando nos encontramos con otra persona en la agresión, lo más probable es que ambos o uno de los dos tengamos un discurso “racional” a través del cual justificamos la negación del otro. Por ejemplo, pensamos: “ese otro es un prepotente y violento, todo lo que dice se funda en la superioridad de los más fueres y lo único que quiere es atacarme”. Tal pensamiento trae consigo una emoción que define al punto de partida del encuentro como uno de negación y no de aceptación. Y si el otro se enfrenta así conmigo, yo puedo hacerlo a su vez, también desde la agresión.

Pero si de pronto, decimos: “pero, en realidad, yo no quiero atacar a este hombre”; entonces comenzamos a relacionarnos con ese otro de otra manera. ¿Qué ha sucedido? Ha cambiado nuestra emoción.

Si creo que una persona me ataca o me crítica y en vez de simplemente responder con un ataque me pregunto si tengo fundamento para pensar así, la interacción sigue otro camino. Al hacer esa reflexión, ya, me encuentro en otra parte. Pero claro que tengo que querer y animarme a hacer la reflexión, y para querer hacerla tengo que partir desde aceptar al otro como un legítimo otro en la convivencia, cómo válido aunque piense diferente.

Aunque parezca difícil, no lo es. En realidad lo espontáneo de nuestra biología básica es estar abiertos a la aceptación del otro como un legítimo otro en la convivencia. Nacemos como seres amorosos (con la emoción básica del amor), y en la confianza de estar en el medio que hace posible nuestra existencia como tales.

¿Alguna vez hemos tomado en brazos a un bebe recién nacido y sentimos su maldad y desconfianza? La desconfianza, la competencia, la agresión, no vinieron con nosotros, sino que las aprendemos de nuestra cultura, con lo que aprendimos al vivir. Por ello los discursos racionales que hacen posible la negación del otro deben ser inventados por nosotros.

Vale entonces reflexionar siempre sobre las emociones que están detrás de nuestras acciones cuando nos realcionamos con los otros, sosteniéndolas, fundándolas. Preguntarnos: ¿POR QUÉ HAGO LO QUE HAGO? Una pregunta, que si queremos, siempre tiene respuesta.

Piensa bien y saldrá bien!

Fuentes: ¿Cómo educar las emociones? La inteligencia emocional en la infancia y la adolescencia. Esplugues de Llobrgat. Barcelona. Hospital San Joan de Déu. www.faroshsjd.net.
@Matriztica

Publicado en Educar las Emociones, Textos Cátedras 2014 | Deja un comentario

Asociaciones mentales de las que es conveniente desapegarnos.

Hago, como todos, elecciones basado en la creencia de que lo que elijo me hará feliz. Y también, como la mayoría de la gente, experimento la felicidad básicamente como un sentimiento mental de bien-estar. Entonces parece que la clave para vivir feliz es hacer las elecciones que no solo debieran crear ese estado mental de bien-estar, sino que en definitiva alcancen y mantengan ese sentimiento por mucho mas que un breve momento.

Pero son nuestras asociaciones subconscientes -solo las nuestras, nunca las de otros- las que rigen lo que nos permitimos creer y por lo tanto las opciones que nos permitimos tener para elegir en pos de nuestro bien-estar.

Por ello es útil identificar en nosotros tres asociaciones mentales que comunmente sabotean nuestro proceso de alcanzar ese buscado sentimiento de bien-estar, y despojarnos de de ellas.

Una asociacion mental muy comun de la que hay despojarse es asociar felicidad con abnegación, con  sacrificio, o con esfuerzo. Hacer algo para nuestro bien-estar es un camino natural -no forzado-. N0 importa cuántas veces o cuanto tiempo hacemos cosas por nosotros mismos,  si lo hacemos por obligacion o deber, y con esfuerzo, en lugar de hacerlo porque realmente nos hace felices, siempre obtendremos un triste resultado.

Otra asociación despojable, es dejar se asociar felicidad con dinero o status. Si bien perseguimos las cosas materiales y el status que pensamos nos traen,  aun alcanzándolas no son suficientes para hacernos felices mas allá del momento en que las adquirimos. Y si no nos permitimos ser felices hasta tenerlas, entonces estaremos posponiendo indefinidamente nuestra felicidad porque siempre habrá algo más que alcanzar antes de creer que podemos tener la experiencia completa de esa sensación mental de bien-estar, que es lo que realmente estamos persiguiendo y no lo sabemos.

Además hay que dejar de asociar felicidad con logros. Tal vez la paradoja más triste de la felicidad es cuando nos dejamos condicionar en la creencia de que tenemos que hacer algo, o ser algo, para merecer esa sensación de bien-estar.  Las personas que creen que no merecen ser felices, no pueden tomar las decisiones que los hagan ser felices.

Así que antes de que nada tenemos que creer que la felicidad es una de las verdades de la vida, es inhetente a la condición humana, y cada ser humano merece experimentarla. Sólo cuando estemos completamente convencidos de ello vamos a tomar las decisiones que nos traen felicidad a largo plazo.

Dejar de lado estas asociaciones cambia las decisiones que tomamos en la vida,  ya que habremos cambiado el factor de motivación. Que no es otro que el de ser feliz.

Piensa bien y saldrá bien.

D.O.

Fuente: www.burg.com.

Publicado en Contagiando valores | 1 comentario

Mostrar a los jóvenes el camino ascendente es mostrar lo que hacemos en el nuestro.

Coincido con quienes sostienen que, en general, los jóvenes de hoy representan la generación mas brillante y con mas talento que ha vivido en nuestro planeta. Tienen más capacidad de adaptación, más conocimientos, y más recursos que cualquier otra generación anterior.

Ahora bien, el mundo en el que actúan estos jóvenes también es un mundo que podemos calificar como una aventura sin igual a otra anterior. Este mundo, el de ellos, exige competencias y cualidades indispensables en la personalidad de los jóvenes que les ayuden a encarar con éxito los constantes desafíos de su actualidad de cambios permanentes.

Es necesario que los jóvenes, básicamente, perciban desde chicos que son valiosos, que puedan hablar con confianza de sus problemas, y a que pueden soñar en grande, con grandeza. Pero no con la grandeza que se mide por la comparación entre las personas y se refiere a los cargos o los títulos, a premios, riqueza, fama, las graduaciones o los logros poco corrientes. Sino con la grandeza que tiene que  ver con la ética del trabajo, con el trato con los demás, con la motivación y con el grado de iniciativa que ejerzan. Y que está relacionada con la personalidad, la colaboración, el talento, la creatividad y la disciplina.

Ello no sólo tiene que ver solamente con los aspectos académicos de una buena educación formal, sino que mucho esta relacionado con fomentar el desarrollo de la personalidad y el conocimiento de las capacidades básicas de la vida cotidiana. Con la valoración adecuada de sí mismo, su autocontrol, el manejo de sus emociones, su adaptabilidad, iniciativa, y optimismo. Y en lo social, con el desarrollo de la empatía, del  servicio, de la creación de vínculos, el trabajo en equipo, la colaboración y la gestión de los cambios.

Ese es el desafío de los jóvenes actuales. Pero, ¿estamos atentos a reconocer y aceptar cual es el nuestro?, el de los adultos.

El panorama nos obliga a no quedarnos de brazos cruzados. Los adultos debemos comprometernos en ayudar a los jóvenes a desarrollar esas herramientas. No podemos esperar a que los jóvenes reconozcan sus problemas para recién mostrarles cual es el mejor camino que les permita relacionarse adecuadamente con los demás; enseñarles como deben organizar sus vidas, marcarse objetivos, cual es el modo de ser mas responsables.

Esa es la tarea de los adultos. La cual tiene posibilidades de éxito solamente si mostramos a los jóvenes el camino mostrándoles lo que hacemos nosotros en el el nuestro. Y ese es el verdadero desafío del adulto responsable. Porque no podremos mostrar lo que no hacemos

Piensa bien y saldrá bien!

D.O.

Publicado en Con las adicciones, Contagiando valores | Deja un comentario

Hacer de Amigo.

“La única manera de encontrar un amigo es serlo”
Ralph Waldo Emerson

La amistad es una actitud. No se tienen amigos; sino que se “es amigo”. Impica siempre un Hacer. Hacer de Amigo. La vida es un acto que ejecutamos. Una actitud que adoptamos. Y en definitiva es una opción. Y tal como podemos elegir cómo vivir, también elegimos “ser amigables”.

Claro que hay niveles de amistad. Grados distintos. Pero la actitud amigable, el “hacer de amigo” crea el terreno adecuado para que la amistad nazca y crezca. Hacer amigos es donde germinan todas las amistades.

Hacer de amigo incluye transmitir confianza a cada uno y en cada encuentro. Regalar calidez por medio de nuestros gestos y palabras al tratar a los demás. Alegrarse por lo que al otro le alegra. Que nos importa el otro y su situación. Y que el otro puede “descansar”, porque lo aceptamos. No lo juzgamos ni criticamos. Nos involucramos en sus problemas sin dar consejos, y opinamos sólo si se nos solicita.

¡Seamos amigables!

No seríamos lo que somos sin los amigos.


Publicado en Contagiando valores, Ser Amigable. | 4 comentarios

El ABUELO PORTILLA. UN ADELANTADO A SU TIEMPO.

Hoy los científicos, confirman que no es nuestra genética la que nos hace humanossino el modo de vida que llevamos mientras convivimos con otros entrelazando  sentimientos, acciones y emociones.

Pero nuestro ABUELO PORTILLA, sabía además que lo verdaderamente humano es que nacemos amorosos; que el entorno adecuado en el que el niño puede desarrollar todo este enorme potencial amoroso de lo humano es en el seno de una Familia; y  que la emoción que hace posible ese desarrollo amoroso no es otra que el Amor.

La familia que crearon junto a la ABUELA ZULEMA, fue un espacio de convivencia donde los bebés fuimos ingresando diciendo: “ámame y te amaré, cuídame y te cuidaré, y de ti aprenderé la ternura del convivir en el amar siendo como tú”.  Donde las mamá surgían diciendo: “amándote te cuidaré y en el cuidarte te mostraré la libertad de ser quien quieres ser, en el encontrarte contigo mismo, respetándote en el amarte”. Y los papás se creaban diciendo: “Ven conmigo y te mostraré el mundo haciendo contigo  lo que yo sé, y preguntándome por lo que no sé”.

Pero también los niños en nuestra familia PORTILLA nacimos con varias mamás y papás (abuelas, abuelos, madrinas, padrinos, tías, tíos, personas que nos cuidaban mientras los padres trabajan, vecinas y vecinos, etc.) y con esas varias mamás y papás vinieron también  varias culturas, varios modos diferentes de estar en la vida de los cuales nutrirnos.

Para el ABUELO PORTILLA amar era conducirse de manera tal que el otro familiar, con solo tener el deseo de ser familiar, pudiera ser un legitimo otro para convivir en el seno familiar. Nada mas.

Desde lo más profundo de su ser sentía que no es nuestra genética la que nos hace pertenecer a la familia, sino el modo de vida que llevamos en la convivencia amorosa en el seno de la misma. Y que esa forma de vivir, es la medida en la podemos llegar a alcanzar a ser seres humanos comprometidos con el amor como instrumento, con la vida como principio, y la felicidad como derecho inalienable. UN FAMILIAR PORTILLA. CON O SIN GENES.

Gracias ABUELOS. 

 

Publicado en Contagiando valores | Deja un comentario

Día Mundial del Síndrome de Down. 21 de marzo


Con esta celebración, se recuerda la dignidad, la valía y las valiosas contribuciones de las personas con discapacidad intelectual, como promotores del bienestar y de la diversidad de sus comunidades.  De todo ello no tengo dudas. Pero creo que lo maravilloso de la presencia de estas personas, es que precisamente, quienes no sean totalmente capaces de cuidar de sí mismos,  estén aquí para enseñarnos algo sobre la perfección del ser humano.

Creo que cuando un niño con capacidad diferente llega al mundo, por ejemplo con síndrome de Down, la perfección está en la forma de reaccionar de la gente ante ese niño.

Una tarde, un niño con síndrome de Down y su padre paseaban por un parque en el que estaban jugando un partido de béisbol unos chicos que el niño conocía del barrio. Y el niño le preguntó a su padre si lo dejarán jugar.

El padre sabía que la mayoría de los chicos no iban a quererlo en su equipo, pero ante la insistencia del niño y sabiendo que si po dejaban jugar le haría sentir bien, se acercó a uno de los chicos que estaban en el campo y le preguntó si podía jugar su hijo.  El chico interrogado miró a todos sus compañeros como buscando apoyo. Y como nadie dijo nada, lo decidió él solo y dijo: -Vamos perdiendo por seis carreras, y el partido está en la octava entrada. Supongo que puede venir con nuestro equipo, e intentaremos ponerlo a batear en la novena entrada.

El padre se quedó extasiado al ver la radiante sonrisa de su hijo. Al chico le dijeron que se pusiera un guante y que fuera a jugar al centro del campo. Todo había salido bien. Pero al comenzar la novena entrada la situación del partido había cambiado sustancialmente. Su equipo había remontado el partido, y su resultado final se decidiría en la última carrera. Si lograban batear y correr las bases ganaban un partido que parecía, un rato antes, totalmente perdido. ¡Pero ahora le tocaba batear al niño recién ingresado!

¿Dejaría el equipo que el niño bateara en tal situación y perder así la posibilidad de ganar el partido?

Sorpresa: al niño le dieron un bate y lo enviasron a batear. Todos sabían que era prácticamente imposible, porque si ni siquiera sabía sujetar el bate como era debido, mucho menos batear la pelota.

Sin embargo, el niño fue hasta la base del bateador y se aperstó a batear. Asombrosametne, el lanzador avanzó unos pasos para lanzar la pelota con suavidad para que el niño al menos pudiera tocarla. Llegó el primer lanzamiento; el niño blandió el bate torpemente y falló. Entonces, uno de sus compañeros de equipo se acercó a él y entre los dos sujetaron el bate a la espera del siguiente lanzamiento. Ninguno de los demás jugadores que estaban en la cancha dijo nada al respecto.

El lanzador nuevamente se adelantó unos pasos, esta vez un par más que antes para disparar con mayor suavidad. Así, cuando llegaba la pelota, el niño y su compañero de equipo balancearon el bate y juntos le pegaron a la pelota, que salió devuelta lentamente hacia el lanzador.

El chico lanzador recogió el tiro y fácilmente podría haber lanzado la pelota al jugador de primera base y el niño habría quedado fuera y habría acabado el partido, ganándolo. Pero el lanzador cogió la pelota y la disparó describiendo un alto arco, muy lejos del alcance del jugador de primera base. Todos se pusieron a gritarle al niño: -¡Corre a la primera base! ¡Corre a la primera!

El niño no había hecho semejante cosa en toda su vida. Correteó por la línea con los ojos como platos, asustado. Y cuando llegó a la primera base, el jugador extremo derecha tenía ya la pelota y podría haberla lanzado al jugador de la segunda base, que habría sacado al niño del juego, y que seguía corriendo. Pero hizo lo mismo que el lanzador y lanzó muy por encima de la cabeza del jugador de segunda base. Todos gritaron: -¡Corre a la segunda!

El niño se dirigió a la segunda base mientras los corredores que iban delante de él daban vueltas como locos en dirección a la meta. Cuando el niño alcanzó la segunda, el parador contrario corrió hacia él en dirección a la tercera base y gritó: ¡Corre a la tercera!.

Mientras el niño daba la vuelta a la tercera, todos los chicos de los dos equipos gritaron: -¡Corre a la base de meta!. El niño entró en la base de meta, y los dieciocho chicos lo llevaron a hombros, todo un héroe, como si fuera un auténtico «barrebases» que había hecho ganar a su equipo.

Ese día los dieciocho chicos, de ambos equipos, alcanzaron el nivel de perfección del ser humano.

¡Piensa Bien y saldrá bien!
D.O.

Fuente: Wayne W. Dyer  – El poder de la intención – Ed. Grijalbo.
Publicado en Amar, con la necesidad de Convivir, Contagiando valores, Convivir, Educar las Emociones, Ser Bondadoso, Ser Solidario, Textos Cátedras 2014 | 1 comentario