Amar y Enamorarse.

El amar surge de la emoción básica de todas las personas que, hace posible y dispara todas las acciones necesarias para aceptar sin condicionamientos y expectativas, a otras personas, y otorgarles legitimación, validez, lugar, para la convivencia. Para compartir el vivir cotidiano.

En tanto que enamorarse estaría refiriendo a una relación de solo dos personas, que por supuesto se aman, pero que además se constituyen en la posibilidad mutua de cambiar profundamente la experiencia cotidiana del amor, experimentando una intensidad sensitiva para nada habitual. Extraordinaria. Que se manifiesta solamente con esa otra persona única.

En tal sentido, dos enamoramientos simultáneos resultarían imposibles. Todas las personas pueden amar a una o a varias otras personas, pero no podrían estar enamorados de una persona y enamorarse también de otra. Aún cuando dos personas enamoradas no compartan la convivencia cotidiana, mucho de lo que les sucede estará impregnado en algún sentido, de esa conexión que siempre une y motiva.

Ahora bien, como todo, y especialmente lo extraordinario, enamorarse también tiene un precio a pagar. Sólo se conseguirá y mantendrá estando abierto a la inquietud, búsqueda, la transgresión y a la ventura constantes. Intentar controlar su intensidad buscando serenidad, quietud, control y seguridad, llevará necesariamente a la desaparición de su éxtasis único.

Piensa bien y saldrá bien.

D.O.

 

Publicado en Contagiando valores | Deja un comentario

Una gestión política sin corrupción no es posible sin sentir vergüenza.

El fin de la corrupción política puede comenzar, en gran parte, cuando la sociedad deje de aceptar que puede ser una herramienta de la gestión política exitosa. pero, recién estaremos comenzando un verdadero cambio social y político, cuando nos avergüence vivir en la deshonestidad y sea nuestro genuino deseo no conservar tal sentimiento.

Si bien, la corrupción en la política es universalmente señalada como negativa por la opinión pública, existe una cultura de entendimiento común que identifica el dinero, y su acopio por parte de la clase política (gobierne o no), como una forma normalizada de hacer política.

Cultura que termina además asimilando a aquellos que ingresan al seno de la política con ideales de anti-corrupción. O, en su caso, los devuelve al lugar de donde salieron para nunca mas intentar “hacer política”, por lo menos de la forma que pensaban que debían hacerlo originalmente.

Ello es así porque el tema de la corrupción en la política no se circunscribe sólo al ámbito de quienes actúan en política. Sino que gran parte de la  sociedad terminó adaptada de alguna forma a esa cultura, aceptando que el dinero y su acopio es la mayor y más efectiva herramienta que posee una gestión política exitosa.

Todo el tema entonces termina siendo para nada malo. Sino que es “normativo”, de “sentido común”, y en definitiva, “es la forma en que siempre ha sido”.

Así, el sistema y su aceptación se siguen extendiendo. Las tendencias naturales de la psicología humana determinan que cuanto más a menudo la gente ve confirmados en la práctica un conjunto de suposiciones u opiniones, más creen que es ello lo que pensaron desde el principio. Y con el tiempo, se distancian de lo que realmente pensaban anteriormente. Muestra de ellos es que cada vez es menor el asombro honesto y real que producen las denuncias de corrupción.

Por lo tanto, la gran responsabilidad de cada ciudadano desde su lugar de actuación, es comenzar hoy mismo, conscientemente,  a convivir en y con honestidad. Claro, si es que queremos solucionar este tema de la corrupción.

Piensa bien y saldrá bien!

D.O.

Publicado en Contagiando valores | Deja un comentario

Actuar con esperanza.

Ser optimista nos obliga a mantener la creencia de que vamos hacia todo lo bueno que nos está esperando irremediablemente. Y por eso no vemos la necesidad de hacer demasiado para dirigimos hacia ese objetivo que deseamos.

Ser pesimista, contrariamente a lo que en general pensamos, nos induce a lo mismo. Claro, que en este caso creemos que aquello que nos está esperando es tan malo a lo que pensamos o peor aún, Lo concreto es que tampoco habremos de detenernos a observar lo que hacemos. El objetivo, en este caso malo para nosotros, nos espera también irremediablemente.

Tal vez, la clave sea mantener una actitud ESPERANZADA, que implica “hacer” lo necesario para encontrar lo mejor, lo que más nos conviene. Accionado, insistiendo, perseverando, corriendo riesgos. Creando la idea que nos lleve a algún lugar deseado. Dando nada por sentado, por determinado de antemano.

Actuamos con esperanza  conceptualizando metas, buscando vías para acceder a ellas a pesar de los obstáculos, y manteniendo la motivación para utilizar esas vías. Actuando con esperanza se puede pensar en posibles maneras de llegar hasta donde pensamos que debamos ir. Empezar y seguir adelante.

Claro que podemos equivocarnos en lo que hacemos con la esperanza de estar haciendo lo necesario, lo correcto. Tener esperanza nos inquieta, y hasta nos angustia, porque aquello que hacemos esperanzadamente para que algo ocurra, podría no ocurrir.

Pero, al no considerar estar signados por porvenir alguno, sino que el único designio posible es el que surge de nuestro hacer cotidiano y esperanzado, siempre podemos volver a imaginar y hacer otra cosa distinta.

En fin, se trata de hacer. De no dar por sentado ningún porvenir, bueno o malo. De hacer lo que hagamos, con esperanza.

Piensa bien y saldrá bien!

D.O.

Publicado en Contagiando valores | Deja un comentario

El tipo de ser humano que somos tiene que ver con el espacio en el que adquirimos las habilidades necesarias para vivir.

“…, los afanes por cumplir con un currículo preestablecido basado en contextos diferentes al nuestro y atendiendo a políticas e intereses que distan mucho de las necesidades prioritarias de nuestros pupilos, han puesto a el docente y los estudiantes en bandos distintos en los cuales también se genera un permanente conflicto, y se va construyendo un muro frio e irrompible que en nada ayuda a fortalecer el tejido social…”   Ruth Esperanza Fagua*

Adhiero a lo expresado por la colega educadora sobre la existencia de dos bandos determinados por herramientas caducas del sistema educativo actual. Pareciera ser que no terminamos de comprender que si bien el fin fundamental de la educación es ayudar a los niños a aprender, la base de la educación es precisamente la relación entre los niños y sus educadores, y que todo depende de lo fructífero y eficaz que sea ese vínculo. Si esa relación falla,  todo falla.

Es más, educar implica un proceso en el que el niño alumno se trasforma en un tipo u otro de ser humano según las emociones y actuaciones vividas en sus relaciones con sus educadores. No solo la transformación del niño en ser humano estará fuertemente orientada por la manera de vivir de la persona que actúe como educador. Sino que el tipo de ser humano que llegará a ser tendrá que ver con ese espacio de relación o de convivencia con el educador en el que el niño adquiere las habilidades que se necesitan para vivir.

Los niños aprenden a vivir cualquier tipo de vida que viven y en cualquier espacio de relaciones que les toque convivir. Y la emocionalidad que viven de niños es conservada cuando adultos para armar sus propios espacios psíquicos.

Es importante prestar atención a que nuestro modo de vivir como seres humanos. Ese vivir actual está determinado no solo por el conocimiento o los tipos de argumentos racionales que podemos haber acumulado a lo largo de de la vida, sino, fundamentalmente, por la emocionalidad que aprendimos a vivir de niños.

Creo que educar es la dinámica de llegar a ser un ser humano responsable, socialmente consciente y que se respeta a sí mismo, y por lo tanto capaces de reflexionar sobre cualquier cosa, de adquirir cualquier conocimiento, en definitiva de hacer cualquier cosa.

Esa es tarea de los educadores. La de crear el espacio de convivencia que llevará al niño estudiante a llegar a ser  un  ser humano.

Piensa bien y saldrá bien!

D.O.

*Parte del comentario valioso al texto publicado con el título “LA PEDAGOGÍA DEL AFECTO” (http://danielolguin.com.ar/?p=1803)
Publicado en Contagiando valores | Deja un comentario

El “hacer” de amigo es donde germinan todas las amistades.

“La única manera de encontrar un amigo es serlo” Ralph Waldo Emerson

Ser amigo implica una acción, un “hacer” de uno mismo. Tiene que ver con una actitud que adoptamos y, en definitiva, también con una opción que adoptamos.

Siempre, un “hacer” amigable es el terreno adecuado y necesario para que todas las amistades nazcan y crezcan.

Hacer de amigo incluye regalar calidez por medio de nuestros gestos y palabras al tratar a los demás. Alegrarse por lo que al otro le alegra. Que nos importe el otro y su situación. Y que el otro pueda “descansar”, porque lo aceptamos, no lo juzgamos ni criticamos. Nos involucramos en sus problemas sin dar consejos, y opinamos sólo si se nos solicita.

Vale el trabajo que hagamos en tal sentido… los amigos son la causa de lo mejor de aquello en lo que nos hemos ido transformando en nuestra vida.

Piensa bien y saldrá bien!

DO.

Publicado en Contagiando valores, Ser Amigable. | 5 comentarios

Amigo del Alma.

Uno de los anhelos más profundos del ser humano es el de ser visto. Sólo nuestro Amigo del Alma, o según la cultura Celta, nuestro “Anam Cara”,  es el espejo más fiel en el que podemos reflejarnos, y sólo la integridad y la claridad de esa amistad verdadera dibuja el contorno real de nuestro espíritu.

“Anam Cara” significa alma gemela, amigo espiritual e íntimo, una persona a quien puedes revelar las intimidades más ocultas de tu vida, enmarcado por la creencia Celta espiritual de que hay almas en constante conexión y unión. En la tradición Celta cuando alguien se conecta con otra persona entregándose de forma íntegra y abierta (sabiendo que dispone de la confianza total de esa persona), sus dos almas comienzan a fluir juntas.

Por tanto, esta “simbiosis” significa un acto de reconocimiento y pertenencia que trasciende las convenciones establecidas por los hombres (como la moral) y las categorías definidas en la sociedad para cualquier tipo de relación entre dos personas. Uno está unido de manera remota y eterna con el “Anam Cara” y ese nexo despierta y fomenta una complicidad profunda y especial entre ambos que transforma su vínculo de unión en indisoluble.

Un rasgo significativo acerca del “Anam Cara” es que sólo aparece cuando hemos llegado a una determinada fase de madurez que involucra necesariamente la capacidad de reconocer nuestra propia luz interior. Esa capacidad nos hace reconocerla de forma inmediata.

Mientras que un aspecto místico de la verdadera alma gemela es que el inicio de estas relaciones requieren muy poco esfuerzo porque, por lo general, desde el primer contacto existe una sensación de conocer a esa otra persona, cosas sobre ella que no podrías saber ni entender sin haber tenido un contacto previo con esta persona.

Piensa bien y saldrá bien!

D.O.

Fuentes:
John O´Donohue – Anam Cara “El libro de la sabiduría celta.
http://annlovereiki.blogspot.com.ar
Publicado en Amar, Contagiando valores, Convivir, Ser Amigable. | 1 comentario

Adaptarse, Cooperar, Amar.

Las ideas expuestas por Darwin en su teoría “de la evolución de las especies” complementadas por investigaciones sobre simbiosis evolutiva aseguran que las especies mutan y cambian siempre en el afán de adaptarse a su medio. Y, en la medida que establecen relaciones de cooperación, son capaces de sobreponerse a amenazas que por sí solos no serían capaces de superar.

Es por ello que en cualquier ambiente o sistema, los que se adaptan rápidamente a los cambios y que son los más cooperadores, son los logran sobrevivir. Y esto es porque al sumar sus capacidades, habilidades e instintos son capaces de vencer obstáculos mayores a su individualidad.

Pero, además, los humanos particularmente, necesitamos ser vistos, apreciados y reconocidos. Dependemos de afecto y enfermamos cuando este nos es negado en cualquier momento de la vida. La afectividad tiene que ver con el reconocimiento de que el otro, tanto como nosotros, tiene necesidades, sentimientos, valores, circunstancias, que aunque diferentes de las nuestras son tan dignas y legítimas y merecen ser respetadas como condición de que las nuestras también lo sean.

Es por ellos que nuestros problemas siempre tienen su origen en la poca o nula adaptación a los cambios, aferrándonos a lo conocido. En la carencia de conductas de cooperación manteniéndonos en la individualidad y en la competencia. Y,  en la falta de amor, negando la existencia del otro como un ser válido para convivir.

Debemos asumir que la adaptación, la cooperación, y el afecto es lo que mueve al mundo en un sentido positivo.

Piensa bien y saldrá bien.

D.O.

 

 

Publicado en Amar, con la necesidad de Convivir, Hábitos de efectividad | Deja un comentario

ADAPTARSE e INNOVAR

Aprender hoy, debe incluir la incorporación y análisis de datos  y el desarrollo de habilidades de cálculo y lectura.

Todos conocimientos necesarios para lograr un nivel de entendimiento básico que permita por ejemplo, solucionar un problema matemático, resolver en función de la comprensión de un texto, elaborar una síntesis, y escribir una composición literaria. Pero además, debe comprender también el desarrollo de habilidades socioemocionales, de comunicación, de pensamiento abstracto, de poder unir dos ideas aparentemente desconectadas, de negociación, de mantenerse actualizado, y de repensarse en todo momento.

A su vez, innovar comprende otras habilidades ha desarrollar. La de plantearse y aceptar desafíos, de convivir con la incertidumbre de no tener toda la información ni el conocimiento que se crea necesitar. La de animarse a tomar riesgos. La de explorar nuevos enfoques rompiendo con estructuras, creencias, y paradigmas arraigados culturalmente. la de experimentar y probar repetidamente, perseverar ante el fracaso y manejar la frustración. Y  la  de observación.

Para adaptarse y entonces ser verdaderamente inteligentes, se necesitará tanto del aprendizaje y como de la innovación. O sea, de las actitudes para aprender y para desarrollar las habilidades necesarias, que como tales, se pueden y deben entrenar.

¡Piensa bien y saldrá bien!
D.O.

Publicado en Con la necesidad de Educar para un mañana distinto., Con la necesidad de innovación y creatividad, Contagiando valores | Deja un comentario

Mis pensamientos sobre la educación necesaria.

Pienso que la educación es un proceso de transformación humana en la convivencia,sobrinanieta dónde el niño se transforma en un tipo u otro de ser humano según la clase de experiencias vividas, en este caso con sus educadores. De modo que los niños aprenden a vivir en cualquier espacio de vida donde sus maestros los encaminen.

Pienso que cuando el alumno esta listo, el educador finalmente aparece. Creo que los niños siempre aprenden lo que quieren cuando quieren. Por lo tanto, creo en niños auto-motivados, curiosos, creativos. Creo que indefectiblemente, si se les da el espacio adecuado ese tipo de niño aparecerá. Y creo que el creador de tal espacio es el educador, y lo hace en el aula.

Pienso que es importante asegurarse de que los niños descubran y perfeccionen sus habilidades creativas. Que identifiquen los problemas y encuentren soluciones. Creo que la experiencia en distintas disciplinas artísticas es fundamental para el desarrollo de tales habilidades creativas. Y creo que las artes en sus distintas expresiones, experimentadas a un mismo nivel que los demás conocimientos, como las ciencias, la lectura y la escritura, es fundamental para el desarrollo óptimo del niño.

Pienso entonces que el futuro éxito de los niños de hoy no tendrá que ver solamente con profundos conocimientos adquiridos por medio de la mejor educación formal que sea posible darles, sino que mucho de ello estará también relacionado con la capacidad creativa, de análisis, de anticiparse y adaptarse a lo cambios, y fundamentalmente con una notable capacidad para relacionarse con los demás. Y ello esta directamente relacionado con el tipo de convivencia que tienen con sus adultos. padres, y educadores, fundamentalmente.

Pienso también que dicho éxito estará ligado a que los niños adquieran conocimientos y práctica sobre sus emociones, la regulación de sus impulsos, el desarrollo de la atención plena, la empatía y el afecto, la solución de conflictos por vía no violentas y el sentido de unidad de la humanidad. Entonces creo que las habilidades emocionales y sociales, incluyendo la preocupación ética -entendiendo a ésta como la preocupación por las consecuencias de nuestras acciones en los demas-, no va en detrimento de los contenidos académicos. Y que la educación de las emociones puede integrarse a los planes de estudios desde el jardín de infantes.

Pienso, en tal sentido, que los adultos educadores deben supervisar el comportamiento personal y cívico de los jóvenes, convirtiéndose en una referencia personal de carácter moral. Deben asumir siempre la responsabilidad que les corresponde en el ejercicio de la cuota necesaria de autoridad en el proceso de formación. Proceso que debe estar enmarcado tanto por el ejercicio de la libertad posible, como por el de la autoridad que sea necesaria. Los niños de hoy, y aún los nuevos adolescentes reclaman, aunque en forma algo diferente a como lo hacíamos nosotros los ahora adultos, que se los apoye y se los guíe en su crecimiento.

Pienso que hay que redefinir totalmente el modelo de educación actual, porque el modelo ha cambiado de tal forma que un cambio parcial en su estructura, no es suficiente. Hoy el conocimiento es de libre acceso, pero además el conocimiento está cambiando constantemente, y los sistemas educativos no se reformulan a la misma velocidad y a tiempo como para ser efectivos. Por ejemplo, creo que los niños aprenden mucho más cuando se les enseña a utilizar los conocimientos, o sea con “pertinencia”. Y cuando y cuando el proceso de trasformación puede ser realizado libre de estrés, en colaboración y no en competencia, en cualquier momento y cualquier lugar.

IMG-20150227-WA0003Pienso en que estamos todos, adultos y niños, nadando en una marea virtual cuyo punto más alto de desarrollo aún no hemos visto (y ni siquiera podemos imaginar), pero que se nos acerca en forma de un Tsunami. Nosotros, los adultos, tenemos la opción de salir a buscarla para flotar en su superficie, o dejar que ésta nos arrastre y ahogue cuando llegue a nuestras costas de aparente seguridad. Los niños a los que pretendemos educar para que estén preparados a surfear en esa circunstancia, en cambio, no tienen opciones. Ellos dependen de lo que hoy los adultos hagamos al respecto.

Eso pienso.

D.O.

Publicado en Con el cambio., Con la necesidad de Educar para un mañana distinto., Contagiando valores, Convivir | Deja un comentario

La verdadera democracia solo ocurre conviviendo en la HONESTIDAD.

La ética social, la colaboración, la equidad, y otros componentes de la vida democrática, solo son posibles de alcanzar conviviendo en la confianza que genera la HONESTIDAD.

Las conductas que tienden a marcar una tendencia hacia la corrupción, revelan una cultura de obtener ventajas a cualquier precio y sabiendo que se trata de conductas DESHONESTAS. Cultura que además venimos transmitiendo por generaciones.

Desde que volvió la democracia se fue profundizando la falta de confianza ciudadana provocada precisamente por los escándalos políticos y por la TRAICIÓN a la sociedad que éstos llevan implícitos. Cuando se viola esa confianza, se traiciona, y se borra la historia que pudo haber existido anteriormente.

Entonces se requerirá un nuevo comienzo como única salida. No un mejoramiento de lo mismo.

Recién lo estaremos comenzando, en el mejor de los casos,  en la medida en que nos demos cuenta de que vivir en la DESHONESTIDAD nos avergüenza y que no queremos conservarla.

Cuando comencemos de una vez por todas a condenar y mantener en nuestra memoria aquellas conductas inexplicables, que se encubren. Conducta de por sí DESHONESTA no sólo porque encubre, esconde, sino porque subestima, en tanto DESPRECIA, la capacidad de quienes creemos y deseamos un verdadero cambio.

Por lo tanto, la gran responsabilidad de cada ciudadano desde su lugar, es comenzar hoy mismo, conscientemente, a convivir en y con HONESTIDAD.

Claro, todo ello si es que realmente queremos vivir en una verdadera democracia. Y si realmente queremos vivir en paz como creo que los ARGENTINOS nos merecemos.

Piensa bien y saldrá bien!

D.O.

Fuente: Humberto Maturana y la falta de ética social imperante: “Hoy no estamos viviendo en democracia” por ElMostrador 21 enero 2016 m.elmostrador.cl

 

Publicado en Con el cambio., con la necesidad de Convivir, Contagiando valores, Ser responsable. | Deja un comentario