Conducta, actividad inconsciente y derecho.

“El Derecho dedicó demasiado tiempo al estudio de las estructuras normativas y dejó sin estudiar las estructuras psíquicas del individuo.” Shina Fernando E.[i]

El estudio del Derecho debe comprender la conducta humana observando necesariamente la actividad inconsciente involucrada en todos los actos humanos.

Autores como Carlos Cossio[ii] y Miguel Herrera Figueroa[iii] ubicaron a la conducta como objeto de atención y estudio por parte del Derecho, enfrentando hace tiempo las concepciones apegadas a la consideración del derecho sólo como norma, que poseen un enfoque puramente conceptual alejado de la realidad de la vida social y desconectado de los valores de la conducta y experiencia cotidiana del sujeto,

No hay derecho que no contemple la conducta dice Carlos Cossio, quien desde los años cuarenta, dando origen a la llamada “Escuela Egológica del Derecho” sostiene que el objeto de estudio del derecho no era la norma jurídica, sino la conducta humana en interferencia intersubjetiva, que es la que surge del sujeto en relación con otro sujeto actuante y en cuanto es o no es impedimento de la acción de otro sujeto actuante. [iv]

Herrera Figueroa también parte de la conducta que aparece en forma directa e inmediata como intercomunicación e interacción.[v] Desde los años cincuenta propone descifrar desde el Derecho el sentido del comportamiento humano desde un enfoque interdisciplinario, integralista y trialista que se caracteriza por interpretar la realidad jurídica integrada por tres elementos: la conducta, el valor, y la norma.[vi]

Considera que la conducta del sujeto humano, al que llama “intrivitrio”, está compuesta por tres cualidades indisolublemente fusionadas. La cognoscente, que corresponde al ser pensante que realiza el acto del conocimiento. La espiritual valorativa que amplía dicha actividad de conocimiento. Y la vital endotímica, que comprende las vivencias pulsionales o emociones del sujeto, como el impulso a la actividad, el deseo, la necesidad de estimación, las aspiraciones, las tendencias a la convivencia, el impulso a la asociación, las tendencias creadoras, y todas las funciones de nuestro organismo.[vii]

Pulsiones o emociones que comprenden y dan forma a los actos del sujeto y, en consecuencia, su conducta. Por lo que el hombre no es tal porque posee una capacidad de razonar sino porque se trasciende así mismo creciendo, aun sin mucha razón y lógica, y especialmente empujado por aquella manifestación palpitante movilizadora.

Los aportes científicos del biólogo Humberto Maturana Romesin,[viii] coinciden, desde los años sesenta, en distinguir que la vida humana, como toda vida animal, es vivida en el fluir emocional que constituye en cada instante el escenario básico desde el cual surgen las acciones. En tal sentido, no hay acción humana sin una emoción -que generalmente en forma inconsciente- la funde como tal y la haga posible como acto.[ix]

Para Maturana no es nuestra razón la que determina en cada instante lo que hacemos o no hacemos, sino nuestras emociones (pulsiones, deseos, preferencias, miedos, ambiciones). Sosteniendo que, cada vez que afirmamos que nuestra conducta es racional, los argumentos que esgrimimos en nuestra afirmación ocultan los fundamentos emocionales sobre los cuales ésta se apoya, así como aquellos desde los cuales surge nuestra supuesta conducta racional.[x]

En un artículo reciente, Fernando E. Shina[xi], sostiene que las “Todas lecturas y reflexiones que tomamos de otras ciencias nos están mostrando con mucha claridad la urgente necesidad de que los hombres de derecho comencemos a estudiar, con mayor profundidad, la estructura psíquica del sujeto.” Señalando que la actividad inconsciente forma parte de la estructura de la personalidad humana y el Derecho no puede seguir dándole la espalda.

Dice Shina citando al psicólogo social John Bargh,[xii] que los seres humanos somos entes pulsionales que actuamos para sobrevivir y para reproducirnos, y que, esas dos pulsiones, son muchísimo más influyentes de nuestra voluntad que el discernimiento, la intención y la libertad que usa el derecho para definir a la voluntad humana.[xiii]

Y agrega, que el acto jurídico voluntario, integrando por el discernimiento, con intención y en libertad, es infrecuente en el quehacer diario del sujeto, toda vez que el inconsciente es tan determinante, o más, que el razonamiento a la hora de concretar todas sus acciones. Aun más, aquellas conductas supuestamente racionales o con discernimiento tienen su base en pulsiones o emociones de nuestro organismo que actúan en forma inconsciente sobre nuestras decisiones y acciones.

Entonces, propone abordar desde el Derecho un comportamiento humano en el que la actividad inconsciente forma parte determinante.

El Derecho definitivamente debe poner mayor atención en el sujeto que en las normas jurídica. Pero más aún, su objeto de estudio debe ser la conducta humana sin soslayar la actividad inconsciente involucrada en ella.

DO.

Fuentes:
[i] Shina, Fernando E. “DERECHO Y NEUROCIENCIAS: EL FUTURO QUE YA EMPEZÓ”. Fecha: 21-05-2021. Colección: Doctrina. Cita: MJ-DOC-15962-AR||MJD15962. Publicado en Revista de Neurociencias & Derecho Nº 1. Mayo 2021. Microuiris .com.Dirección RRL del artículo: https://ar.microjuris.com/docDetail?Idx=MJ-DOC-15962-AR
[ii] Carlos Cossio (San Miguel de Tucumán, Argentina, 3 de febrero de 1903 – Buenos Aires, 24 de agosto de 1987). Jurista, abogado, filósofo del derecho. Dentro de sus principales obras está la concepción de la “Teoría Egológica del Derecho”.
[iii] Miguel Herrera Figueroa. (Ciudad de Salta, Argentina, el 17 de junio de 1913 – Ciudad de Buenos Aires, el 1ro. de enero de 1999). Abogado, Doctor en Jurisprudencia, sociólogo y filósofo, dedicado a la filosofía jurídica y la criminología, pionera de la corriente triversitaria.
[iv] “El legado de Carlos Cossio”, por Dante Cracogna. Rev. Isonomía N° 12. México. abr. 2000. versión impresa ISSN 1405-0218.Dirección URL del artículo: http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1405-02182000000100197
[v] Dr. Rivera, Luis Fernando en “Presentación” del libro de Miguel Herrera Figueroa “Principios de Política”. Ed. Leuka. 1988.
[vi] Yerga de Ysaguirre, M. C. (1987) “Herrera Figueroa, Miguel: “Vocablos intrivitriales”. Bs. As. LEUKA, 2da. ed., 1985.: “. En: CUYO, Vol. 3, p. 180-183. Dirección URL del artículo: https://bdigital.uncu.edu.ar/4128.
[vii] Pró, Diego F. (1989) “Miguel Herrera Figueroa: Principios de política. Edit. Universidad John Kennedy. Buenos Aires, 1988.: “. En: CUYO, Vol. 6, p. 273-276. Dirección URL del artículo: https://bdigital.uncu.edu.ar/4090.
[viii] Dr.Humberto Augusto Gastón Maturana Romesín. Nacido en Santiago, Chile, el 14 de septiembre de 1928 y fallecido en esa ciudad el 6 de mayo de 2021, biólogo, filósofo y escritor chileno, Premio Nacional de Ciencias en 1994. Doctorado en Biología en la Universidad de Harvard. Iinvestigador del Instituto Tecnológico de Massachusetts. Profesor titular del Departamento de Biología de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Chile. Definió el concepto de “autopiesis” el cual da cuenta de la organización de los sistemas vivos como redes cerradas de autoproducción de los componentes que las constituyen. Además, sentó las bases de la «biología del conocer», disciplina que se hace cargo de explicar el operar de los seres vivos en tanto sistemas cerrados y determinados en su estructura. El aporte filosófico de Maturana realizó al cambio de la pregunta por el «ser» por el «hacer». Fundaron el Instituto de Formación Matríztica, dedicado a acompañar a las personas en las comunidades humanas y las organizaciones en sus procesos de transformación e integración cultural.
[ix] H. Maturana en “Amor y juego”, Chile, Editorial J.C. Sáez, 2003. p.96.
[x] Maturana, H. & Ludewing, K. Conversaciones con Humberto Maturana: preguntas del psicoterapeuta al Biólogo. Temuco: Universidad de la Frontera. 1992. P. 29.
[xi] Shina, Fernando E. Ob. cit.
[xii] John A. Bargh (Nacido en Champaign, Illinois, USA, en 1955) psicólogo social que actualmente trabaja en la Universidad de Yale. Su trabajo se centra en la automaticidad y el procesamiento inconsciente como un método para comprender mejor el comportamiento social, así como temas filosóficos como el libre albedrío.
[xiii] Bargh, John, ¿Por qué hacemos lo que hacemos? Edciciones B. Ed. 2019. ISBN:9789877800494.
Publicado en Contagiando valores, El Derecho | Deja un comentario

Nosotros los seres humanos somos el problema, el camino para resolverlo y la solución.

Cambiar lo que estamos viviendo en este momento es un proceso de transformación por medio de la  reflexión sobre  lo que queremos conservar y lo que ya no queremos conservar.

Los seres humanos vivimos día a día, guiados por las emociones y sentimientos que éstas generan, configurando un modo de convivir que esta definido por un modo de sentir, de desear y de hacer. Modos de convivencia que vamos aprendiendo, realizamos y conservando sin darnos cuenta, desde pequeños con los adultos con quienes convivimos e interactuamos  y que van conformando nuestra cultura.

Ahora bien, cuando en ese vivir y convivir comenzamos a experimentar ciertas incomodidades en uno u otro ámbito de nuestra vida, reflexionar es fundamental. Reflexionar es  ampliar nuestra mirada, preguntándonos, conscientemente, por cómo estoy viviendo lo que estoy viviendo. Acto que nos permitirá, si somos honestos con nosotros mismos, llegar a distinguir qué es aquello que nos está genera ruido.

Está en nuestra naturaleza humana coexistir en distintos espacios culturales, que hacen que no veamos “el mismo mundo”. No estamos viéndolo desde “el mismo lugar”. Pero además,  saliendo del individuo, tomando grupos culturales, este presente comunitario que vivim0s, a su vez, nos encuentra intentando convivir con la mayor cantidad de espacios culturales grupales y  hasta generacionales diferentes, como nunca antes.

Lo cierto es que si reflexionamos, podemos abrir conversaciones al respecto. De esa forma tendremos la oportunidad de conversar colaborativamente para transformar esos sentires y emociones de incomodidad que aparecen en la convivencia. También es cierto, que si no reflexionamos, no podemos esperar resultados diferentes, y nuestra la vida seguirá como está.

Nuestra convivencia debe incluir, necesariamente, reflexionar acerca de nosotros mismos, acerca de nuestra convivencia, acerca del destino que vivirán las futuras generaciones a partir de lo que hacemos. Es nuestra responsabilidad porque haciendo lo que hacemos  realizamos los mundos que vivimos.

Por ello, está en cada uno de nosotros cambiar nuestro sentir y nuestra emoción, reflexionando sobre todos los ámbitos de nuestra existencia como individuo, pero también como seres humanos habitantes y partícipes del mundo.

Piensa bien y saldrá bien!

DO.

 

Fuentes:
Llegó el momento de la Revolución… ¿para ti también?, por Sebastián Gaggero. Matríztica, 14/04/2021. http://comunidad.matriztica.org/?p=22734
¿cuándo hacemos política en una convivencia democrática?, por Humberto Maturana Romesín. Matríztica, 03/02/0210. http://comunidad.matriztica.org/?p=22285.

 

Publicado en Con el cambio., Con la necesidad de innovación y creatividad, Contagiando valores, Convivir, Ser responsable. | Deja un comentario

Rigurosidad, Implicancia, Relaciones y Hábitos de efectividad. ¿La educación que reclamamos?

“Trata a un hombre tal como es y seguirá siendo lo que es. Trata a un hombre como puede ser y lo convertirá en algo mejor de lo que es.” Goethe.

Todos los niños son buenos y dentro de cada uno de ellos hay una serie de cualidades a las que debe dar rienda suelta. Todos son importantes y pueden contribuir con algo que merece la pena. En cada niño se pueden encontrar verdaderas cualidades. Muchas de las cuales esperan ser fomentadas. Y todos por supuesto, pueden crecer como personas responsables, afectuosas y compasivas, que respeten al diversidad y que sepan qué hacer cuando tengan que tomar decisiones difíciles.

Asimismo, todos los niños y jóvenes pueden desarrollar la capacidad de líder. Pueden descubrir el líder que llevan dentro y a prepararse para llevar una vida de colaboración y servicio a sus familias, a sus comunidades, a sus lugares de trabajo y al mundo en general.

Para lograrlo, todos, además de profundizar los aspectos académicos de su formación, al mismo tiempo, pueden cultivar la ética del trabajo, la integridad, el tratamiento de los demás, la motivación y el grado de iniciativa. Desarrollar la colaboración, el talento, la creatividad, y la disciplina.

Todos pueden aprender, tanto las materias esenciales, como los temas del siglo XXI (su siglo). Las  Matemáticas, las Ciencias, la Lectura, la Escritura, la Historia, la Geografía, la Salud, las Artes y la Lengua; profundizadas e integradas a temas esenciales del siglo XXI como la gestión financiera, la conciencia global, la economía, y la conciencia cívica.

Y asimismo todos pueden  desarrollar: Aptitudes profesionales y para la vida: liderazgo, ética, responsabilidad, adaptabilidad, productividad personal, aptitudes con las personas, Independencia, Responsabilidad social, Iniciativa, Aptitudes interculturales, Responsabilidad. Aptitudes de aprendizaje e innovación: Juicio crítico, solución de problemas, comunicación, creatividad y colaboración. Y Aptitudes tecnológicas: conocimientos informativos, conocimiento de los medios de comunicación. Gestión de la información.

Todos, sin duda y excepción, pueden alcanzar esa preparación por medio de una Rigurosidad y Profundización del aprendizaje de conocimientos. Con la Relevancia, Implicancia o Aplicación de los conocimientos aprendidos. Los alumnos necesitan una educación que sea rigurosamente académica y al mismo tiempo adecuada al mundo real.[i] Porque la habilidad del estudiante para aplicar el más alto conocimiento recibido posible, en el mundo real debe ser una de las metas de la enseñanza. Y dentro de una Relación de excelencia en el aula y el colegio.

Y la adquisición de hábitos de probados de efectividad, sin duda, ayuda al proceso de formación integral. Hábitos tales como: Ser proactivos. Tomar la iniciativa. Elegir sus propios actos, sus actitudes y estados de ánimo. No culpar a los demás de sus equivocaciones. Hacer lo correcto sin que se lo pidan, incluso cuando nadie los esta mirando. Empezar con un fin en la mente. Planificar y marcar  objetivos. Establecer primero lo primero. Ocuparse de las cosas que son mas importantes. Eso significa que decir “no” a cosas que se sabe que no debería hacer. Marcar prioridades, seguir un plan. Pensar en ganar/ganar. Encontrar el equilibrio para conseguir lo que quieren teniendo en cuenta qué es lo que desean los demás. Procurar primero comprender, y después ser comprendidos. Prestar atención a las ideas y los sentimientos de los demás. Tratar de ver las cosas desde su punto de vista. Escuchar a los demás sin interrumpirles. Ser sinérgicos. Valorar las cualidades de los demás y aprender de ellas. Llevarse bien con los demás, incluso con aquellos que son diferentes a él. Trabajar bien en grupo. Tratar de aceptar las ideas de los demás. Y preparáse constantemente para la acción. Cuidar su cuerpo llevando una alimentación adecuada, haciendo ejercicio y durmiendo bien. Pasar bastante tiempo con su familia y amigos. Aprender cosas de muchas maneras y en muchos lugares, no solo en el colegio. Dedicar tiempo a encontrar formas significativas de ayudar a los demás.

Piensa bien y saldrá bien!

Fuente:
Stephen R.Covey: Los siete hábitos de la gente altamente efectiva. Paidós, 2009.
Stephen R.Covey: El líder interior: cómo transmitir e inspirar los valores que conducen a la grandeza. Paidós, 2009.
Willard R. Daggett: Achieving Academic Excellence through Rigor and Relevante. International Center for Leadership in Education. 2005.

[i] El rigor académico se refiere al aprendizaje en el que los alumnos por medio de la investigación exhaustiva y en profundidad de distintos problemas que se les presentan, demuestran superarlos, desarrollando habilidades cognitivas a través del pensamiento reflexivo, el análisis, resolución de problemas, evaluación, y la creatividad. Se trata de la calidad del pensamiento, no la cantidad. El rigor académico y el aprendizaje riguroso puede ocurrir en cualquier grado escolar y en cualquier tema.
La pertinencia o implicancia se refiere al aprendizaje en el cual los estudiantes aplican los conocimientos básicos, conceptos o habilidades para resolver los problemas en el mundo real. El Aprendizaje relevante es interdisciplinario y contextual. Se crea, por ejemplo, a través de auténticos problemas o simulación de tareas, conectando conceptos a los problemas actuales.
El Rigor sin Relevancia puede permitir que los estudiantes tengan éxito en la escuela, pero el resultado puede ser  un fracaso cuando ya no tienen su estructura y la orientación. Hay estudiantes que les va muy bien en lo académico, sino que parecen ser disfuncionales en el mundo más allá de la escuela. Carecen de la capacidad de aplicar sus conocimientos a situaciones reales.
Las Relaciones describen la conexión emocional, o la falta de conexión, entre las personas. Somos criaturas sociales/emocionales, y reconocemos, respondemos, buscamos y desarrollamos relaciones con otras personas. Las relaciones son una descripción de la naturaleza y la calidad de esas conexiones. Una iniciativa clara de las relaciones puede conducir a la mejora en las conexiones relacionadas con el aprendizaje.

 

Publicado en Contagiando valores | 2 comentarios

Todo sucede,… “mientras tanto”.

“La vida es aquello que nos va sucediendo mientras nos empeñamos en realizar nuestros planes” John Lennon

Nuestra vida es la que vamos haciendo mientras vivimos.

La hacemos “mientras tanto”. Mientras sucede lo que nos sucede y en tanto estamos empeñados en la realización de nuestros planes.

Pero nuestras planificaciones y las expectativas que conllevan, además de que casi nunca se terminan cumpliendo tal y como las pensamos,  impiden que prestemos atención y que seamos conscientes al cómo estamos haciendo nuestra vida. Al cómo hacemos lo que estamos haciendo.

Muchos malgastamos nuestra vida haciendo cosas que no nos interesan realmente, pero que creemos que debemos hacer para ser productivos y aceptados. Otros, además nos confundimos y al estar ocupados en realizar aquello que hemos planificado, intentando cumplir con nuestras expectativas -y a veces hasta las ajenas-, creemos que estamos viviendo responsablemente. Cuando vivir, es vivir con responsabilidad por lo que hacemos, conscientes  de cómo hacemos lo que estamos haciendo.

Y ese hacer que hacemos, puede ser observado -mirado- si ponemos atención plena al espacio que yo llamo “mientras tanto” y a lo que ocurre en ese espacio.

Aquello que profundamente deseamos, el trabajo, la dedicación necesaria para obtenerlo, el disfrute pleno del camino hacia él y la felicidad de recorrer el camino elegido, dependen de lo que hagamos “mientras tanto”, del cómo lo hacemos, y hasta de lo que intentemos hacer en ese espacio. Pero, ¡cuidado!, toda la infelicidad de no alcanzar lo planificado también sucede en ese espacio.

Todo sucede,… “mientras tanto”.

Tomar consciencia de cómo vivimos o cómo hacemos lo que hacemos en nuestras vidas es la clave. Por ejemplo, tomar consciencia de cómo nos alimentamos, de cómo descansamos, de cómo armamos nuestros proyectos, de cómo somos amigos, de cómo nos divertimos, tiene que ver con vivir mientras tanto,  ese único real espacio para vivir.

Piensa bien y saldrá bien!

Publicado en La Vocación -, Textos Cátedras 2014, Trabajo y Ciudadanía 2014 | 1 comentario

Hasta siempre Maestro!

Cuando el alumno busca, el Maestro aparece.

Así apareció en mí el Dr. Humberto Maturana Romesín.

“lo que vivía y viviría dependería siempre de mí, de lo que yo escogiese hacer”;

el camino que seguía en mi vivir no estaba determinado por algún agente externo a mí, sino que se configuraba en todo momento, ya fuese de manera consciente o inconsciente, con lo que yo escogía hacer;

“aceptar sin quejas la responsabilidad de vivir sabiendo que soy el generador de los mundos que vivo, consciente de que sé que en ellos no hay verdades absolutas y que solo puedo escoger qué quiero conservar en mi vivir y convivir escogiendo muchas veces caminos que después siento que fueron errores que no puedo deshacer, y ante los cuales solo me queda, si es posible, el reconocimiento de mi honestidad en el deseo de no cometerlos nuevamente preguntándome, ¿Qué quiero conservar y qué no quiero conservar en lo que me queda por vivir?*

¿Por qué hago lo que hago?

Fueron las bases de la respuesta que recibí del “DOCTOR” y que sacudieron mi realidad mas interna, y mis haceres para siempre.

Hasta siempre DOCTOR MATURANA!

Infinitas Gracias!

D.O.

 

 

Publicado en Amar, Contagiando valores | Deja un comentario

Es trascendente que el proceso de enseñanza se desarrolle en forma presencial. Pero hoy, no es urgente.

No hay dudas de que es en el espacio de la escuela en donde se concreta el proceso educativo formal, por medio del cual los niños desarrollan fortalezas para su mejor desenvolvimiento en la sociedad. Tampoco, de que en la escuela se da la interacción de los niños con otros pares y con los adultos que hacen de educadores, que es fundamental para el desenvolvimiento de la personalidad.

Seguramente ya existen consecuencias nocivas por el cierre de la presencialidad de los establecimientos de enseñanza y la continuidad del proceso a través de la modalidad virtual o a distancia, más aún cuando no existe un sistema pedagógico preparado para una virtualidad óptima. También habrá consecuencias negativas derivadas de que los niños tampoco pueden mantener una convivencia presencial en los demás espacios de sus vidas de relación.

Pero hoy, el colapso del sistema de salud a partir de la multiplicación de contagios y muertes, incluyendo la internación de cada vez más cantidad de menores, surge como una situación que amerita implementar con urgencia medidas para limitar la circulación y propagación cada vez mayor del virus, como la suspensión de la presencialidad escolar.

Mientras tanto, sigue siendo tarea de los educadores, la creación de los espacios, presenciales o virtuales, que permitan que el niño se transforme en un ser humano responsable, socialmente consciente, que se respeta a sí mismo y a los demás.

La forma en que se actúe ante la presente situación de urgencia seguramente estará relacionada con tales objetivos. La ejemplaridad no sólo se trasmite de forma presencial.

Piensa bien y saldrá bien!

D.O

Publicado en con la necesidad de Convivir, Con la necesidad de Educar para un mañana distinto., Contagiando valores | Deja un comentario

Ser ético contribuye a ser feliz.

Necesitamos vivir éticamente, porque la ética tiene que ver con valores a los que adherimos libremente. Y vivir de acuerdo a tales valores, contribuye a nuestra  felicidad.

La ética es una reflexión sobre la moral, que es el conjunto de normas que consideramos justas y obligatorias. Y es la reflexión sobre por qué esas normas nos parecen justas y obligatorias. Por ejemplo, nuestra moral dice que no se debe mentir, la ética se pregunta por qué no se debe mentir.

En concreto, entonces la ética pretende que nos realicemos mediante los valores morales, que son aquellos juicios que prescriben acerca de lo que es bueno y de lo que es malo socialmente hablando.

Por lo tanto los valores que nos interesará adherir son aquellas cualidades  trascendentes (que nos traspasan y elevan) que favorecen el desarrollo pleno como personas capaces de descubrir todo lo bueno y grande que existe en este mundo actual, de disfrutarlo, y en definitiva de encontrar el camino de la felicidad.

Pero para lograr ser felices, debemos vivir éticamente todos los días, y que los valores que adherimos estén presentes en todas nuestras reacciones.

Esa ética de todos los días, marcará todo un estilo de vida, un modo de ser que se hace habitual con la practica, y gracias a la cual, actuaremos siempre de una manera justa y recta que nos será como natural.

Porque cuando los valores a los que adherimos se hacen operativos, y habituales y se convierten en una virtud. Y a partir de allí podremos responder a cualquier estímulo, por menos y habitual que sea, de la misma forma. A tal punto que cuando vivimos un estilo de vida así, actuar de una manera no acorde con nuestros valores, nos sentimos mal con nosotros mismos. Sentimiento de malestar que equivale a lo que llamamos la voz de la conciencia.

Por lo tanto, seremos más felices disfrutando de lo que hacemos, obtenemos, poseemos y logremos si adherimos a los valores y principios universales, atemporales e inamovibles, que siempre han sido parte de la esencia propia del ser humano. Adhiriendo a cualidades tales como el respeto, la honestidad, la amabilidad, la solidaridad, la integridad, el servicio, y la justicia, podremos responder adecuadamente a cualquier estímulo de nuestra vida diaria, por menor y habitual que sea, disfrutando la experiencia, y siendo más felices por ello.

Fuentes:
http://www.ubiobio.cl/vitrina/etica.shtml.
Artículo del Dr. José Luis Ysern de Arce. Chillán, Chile. Marzo 2001Universidad del Bío-Bío. Región del Bío-Bío. Chile.
Dr. Mariano Grondona, en su obra “Bajo el imperio de las ideas morales”, Ed. Sudamericana. Bs. As 1987.
Publicado en Contagiando valores | 4 comentarios

La pobreza extrema que jamás hemos vivido necesita políticos que aun no hemos visto.

Una institucionalidad respetuosa de la división de poderes y de la libre voluntad de los ciudadanos está lejos de ser posible cuando la dirigencia política de cuyas acciones depende la gestión de las instituciones del Estado está ensimismada en objetivos electoralistas que además están fundados en un sistema asistencialista que lo hace posible y perdurable a pesar de las terribles consecuencias en términos de pobreza de la población.

En un país, parece existir una relación directa entre nivel de desarrollo económico y social, y el tipo o nivel de democracia en cada distrito.

En las provincias con mayor desarrollo productivo se crea un ambiente de mayor independencia respecto del Estado, lo que favorece una democracia republicana que mantiene una relación armónica con la estrategia económica y de atención social llevada adelante.

Por el contrario, en las provincias con menor nivel de desarrollo, y con menor presencia de inversión productiva privada, el Estado suele atender la pobreza con planes de ayuda personales y empleo público, favoreciéndose mayor dependencia del Estado y menor institucionalidad política.

Es así, que el menor desarrollo termina favoreciendo una democracia clientelista, en la que los ciudadanos delegan su voluntad en un líder, que a cambio de asistencialismo y empleo público que ejerce su dominación con discrecionalidad, a la vez que reproduciendo las condiciones de pobreza y subdesarrollo.

A nivel nacional, el problema se agrava o no según cuales de esas provincias se posicionan con mayor fuerza o representatividad, favoreciendo u obstaculizando los planes de modernización económica y política que se puedan intentar llevar a cabo para, no solo mejorar la vida democrática, sino aumentar los estándares de bienestar económico y de igualdad de oportunidades de la población

En la Argentina los niveles de pobreza son tan grandes que atentan con el funcionamiento mismo de la democracia como tal. No ya un nivel de democracia determinado.

En esta Argentina en la que la mitad de la población es pobre y más aún, el 65% de los más jóvenes es pobre, no puede haber dudas de que la pobreza es tremenda y de que, en consecuencia, el sistema democrático está en peligro. Poco puede importar a esos muchos ciudadanos una mayor y mejor institucionalidad del Estado que los condena a la pobreza.

La pobreza extrema implica en sí misma una ruptura del código de convivencia democrático.

Pero, además, el problema en nuestro país radica en que los políticos no parecieran ocuparse en mejorarla.

Tomar decisiones políticas en un marco democrático siempre implica reflexionar en torno a acuerdos de convivencia tomando en consideración las legítimas diferencias que seguramente existen en los deseos de cada uno.

Lamentablemente, nuestra política actual sigue dando muestras de no asumir la responsabilidad fundamental de intentar articular proyectos comunes acogiendo los distintos puntos de vista. Aún en los tiempos de verdadera crisis que estamos viviendo siquiera existe por parte de la dirigencia política una atisbo de proyecto común. Crisis, por otro lado,  jamás padecida anteriormente.

Es tan evidente la terrible pobreza de nuestra población como la inoperancia de nuestros dirigentes políticos de por lo menos los últimos 50 años para impedirla.

Es tiempo de cambiar. Es urgente. Comencemos por nosotros, quienes…por ahora… tenemos el derecho  de elegir.

Piensa bien y saldrá bien!

D.O.

Publicado en con la necesidad de Convivir, Contagiando valores | Deja un comentario

¡Por favor! decisiones políticas a la altura de los logros científicos.

La humanidad en menos de dos años alcanzó el conocimiento y las herramientas necesarias para enfrentar con existo la pandemia. Por lo que es debido solo a un fracaso político que el Covid-19 continúa propagándose y generando aun mas muertes.

Desde diciembre de 2019 los científicos han aislado el virus, se están produciendo varias vacunas eficaces, y se está vacunando a la población mundial. Logros científicos y tecnológicos sin precedentes que han convertido la pandemia en un dilema político.

Son los políticos los que deben equilibrar las consideraciones científicas, médicas, económicas y sociales y decidir por ejemplo imponer una cuarentena, la característica de ésta, y evaluar sus consecuencias sobre la población. Es también tarea de los políticos encontrar el equilibrio adecuado entre las nuevas herramientas digitalizadas de vigilancia masiva para impedir la propagación de infección, y las ideas y acciones totalitarias que puedan incidir negativamente en su libertad de la población.

Desafortunadamente, demasiados políticos no han estado a la altura de esa responsabilidad.

En general, la negligencia e irresponsabilidad de muchas administraciones han resultado en cientos de miles de muertes evitables. Así existen políticos que minimizaron el peligro y se negaron a prestar atención a los expertos y que no elaboraron planes de acción adecuados.

Pero, se puede afirmar también que las políticas y estrategias que adoptaron cada uno de los países en particular dependió de sus respectivas idiosincrasias, culturas, y  del estilo del gobierno de turno. Así, por ejemplo, en la Argentina, los políticos, primero hicieron caso omiso de las advertencias de la comunidad científica y minimizaron los efectos de la pandemia en la salud de las personas. Luego, permitieron que “privilegiados” en virtud de cercanías políticas, se vacunasen por sobre la prioridad de vacunación de personas según edad y riesgo, cuando, además, la existencia de vacunas no alcanza siquiera a cubrir un mínimo aceptable de la población. Decisiones políticas que no estuvieron a la altura de las circunstancias, pero que además, muestran que donde hay ideologías políticas hay también ausencia de ética humana.

Se debe observar que los conocimientos científicos aportan evidencias para que las decisiones de los políticos puedan ser correctas y efectivas, pero, no son suficientes ni tampoco, un factor primario para la toma de decisiones eficientes. Se requiere también un acuerdo o convergencia de deseos, de lo que se quiere como comunidad humana.

Tomar decisiones políticas implica reflexionar respecto a acuerdos de convivencia. Por ello, es tarea de los políticos articular y converger en proyectos comunes acogiendo los distintos puntos de vista como parte fundamental de nuestra vida en armonía y de nuestra salud.

Si queremos realmente preservar nuestra salud, aun con los éxitos científicos globales actuales, debemos estar atentos a nuestra elección de representantes políticos particulares, quienes decidirán como aplicar lo que la ciencia nos está ofreciendo.

Piensa bien y saldrá bien!

D.O.

Fuentes:
“Yuval Noah Harari: Lessons from a year of Covid” In a year of scientific breakthroughs — and political failures — what can we learn for the future? Por Yuval Noah Harari, Pub. en Financial Times, FEBRUARY 26 2021. https://www.ft.com/content/f1b30f2c-84aa-4595-84f2-7816796d6841
“La disyuntiva de Harari: política versus ciencia” Por Paulo Henríquez Munita, Pub. en Matríztica, 21 Abr 2021,  http://comunidad.matriztica.org/?p=22755.

 

 

Publicado en Con el conflicto, con la necesidad de Convivir, Contagiando valores | Deja un comentario

La epidemia de ignorancia. Por ARNALDO RABBONI

En determinado momento, escuché por la radio a una persona que se refería al peligro de padecer una epidemia de ignorancia en La Argentina.

No sé, si a raíz de ese comentario, en mi siesta, tuve una pesadilla,  donde veía  a algunas personas transformadas en virus ignorantes,  que multiplicados, atacaban la médula de la Argentina provocándole una enfermedad terminal, llamada Venezolitis,  y que el remedio existente, llamado EDUCACION  tenía efectos muy lentos y dependía de la voluntad de un consejo de Brujos suministrarlo.

Como los Brujos lucraban con la enfermedad, se resistían, pero otras personas aún no contagiadas, aplicando un antígeno llamado VOTO, redujeron su poder, y consiguieron aplicar el remedio, pero los efectos eran muy lentos y solo la aplicación, como TRATAMIENTO PROLONGADO lograba que después de varias generaciones, La Argentina, después de su larga enfermedad se recuperara.

Desperté angustiado, pensando que hubiera pasado si el remedio no se aplicaba a tiempo.

ARNALDO RABBONI

rabboniarnaldo@gmail.com

Publicado en Con la necesidad de Educar para un mañana distinto., Contagiando valores | Deja un comentario