Hoy tuve miedo…nuevamente.

Hay un miedo natural y saludable a lo desconocido que suele protegerme del peligro. La causa de ese miedo es visible, y sirve a un fin valioso.

Pero el miedo mas común, y a su vez el mas terrible, es el miedo que no me permite identificarlo y prospera con mi ignorancia. Ese miedo puede consumirme,  distorsionar mi juicio, y congelarme en la duda.

Estoy convencido de que tener miedo es sentirnos amenazados por algo que hemos registrado en nuestra memoria en algún momento o experiencia determinada, y en consecuencia no es real, sino que es una creencia que adquirimos.

Desde que nacemos, vivimos determinadas experiencias y escuchamos ciertos mensajes que crearon asociaciones en nuestro cerebro y por lo tanto ciertas situaciones las tenemos relacionadas con emociones concretas. Y el sólo pensamiento sobre ellas hace que se disparen las mismas emociones en nosotros.

No es la nueva situación la que nos da miedo, sino el recuerdo de otras situaciones que nos contaron o que hemos vivido anteriormente con una angustia que no hemos sabido resolver (si aprendimos el miedo al agua, porque recibimos la señal de que si nos acercamos a una piscina podemos morir ahogado, será difícil que pueda ser luego un buen nadador aunque nos envíen con el mejor profesor de natación).

Dicho mecanismo mental de re-encuentro con la experiencia o con el aprendizaje generador de miedo se pone en marcha en nosotros, con nuestra confusión y con nuestra duda, ante una situación dada. Y sólo podemos salir de tal situación si la obscuridad de la confusión y de la duda se disipa a la luz de la claridad.

Por lo que deberíamos intentar denodadamente enfocar nuestra energía a disipar mis dudas.

Piensa bien y saldrá bien!

D.O.

 

Fuente: “Hacia una vida plena de sentido”, Adaptación de Simon Jacobson de las enseñanzas de Menajem Mendel Schneerson, publicado en  1997 por Jabad Lubavitch Argentina, p. 173/175.
Esta entrada fue publicada en Ser libre.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *