Nosotros los seres humanos somos el problema, el camino para resolverlo y la solución.

Cambiar lo que estamos viviendo en este momento es un proceso de transformación por medio de la  reflexión sobre  lo que queremos conservar y lo que ya no queremos conservar.

Los seres humanos vivimos día a día, guiados por las emociones y sentimientos que éstas generan, configurando un modo de convivir que esta definido por un modo de sentir, de desear y de hacer. Modos de convivencia que vamos aprendiendo, realizamos y conservando sin darnos cuenta, desde pequeños con los adultos con quienes convivimos e interactuamos  y que van conformando nuestra cultura.

Ahora bien, cuando en ese vivir y convivir comenzamos a experimentar ciertas incomodidades en uno u otro ámbito de nuestra vida, reflexionar es fundamental. Reflexionar es  ampliar nuestra mirada, preguntándonos, conscientemente, por cómo estoy viviendo lo que estoy viviendo. Acto que nos permitirá, si somos honestos con nosotros mismos, llegar a distinguir qué es aquello que nos está genera ruido.

Está en nuestra naturaleza humana coexistir en distintos espacios culturales, que hacen que no veamos “el mismo mundo”. No estamos viéndolo desde “el mismo lugar”. Pero además,  saliendo del individuo, tomando grupos culturales, este presente comunitario que vivim0s, a su vez, nos encuentra intentando convivir con la mayor cantidad de espacios culturales grupales y  hasta generacionales diferentes, como nunca antes.

Lo cierto es que si reflexionamos, podemos abrir conversaciones al respecto. De esa forma tendremos la oportunidad de conversar colaborativamente para transformar esos sentires y emociones de incomodidad que aparecen en la convivencia. También es cierto, que si no reflexionamos, no podemos esperar resultados diferentes, y nuestra la vida seguirá como está.

Nuestra convivencia debe incluir, necesariamente, reflexionar acerca de nosotros mismos, acerca de nuestra convivencia, acerca del destino que vivirán las futuras generaciones a partir de lo que hacemos. Es nuestra responsabilidad porque haciendo lo que hacemos  realizamos los mundos que vivimos.

Por ello, está en cada uno de nosotros cambiar nuestro sentir y nuestra emoción, reflexionando sobre todos los ámbitos de nuestra existencia como individuo, pero también como seres humanos habitantes y partícipes del mundo.

Piensa bien y saldrá bien!

DO.

 

Fuentes:
Llegó el momento de la Revolución… ¿para ti también?, por Sebastián Gaggero. Matríztica, 14/04/2021. http://comunidad.matriztica.org/?p=22734
¿cuándo hacemos política en una convivencia democrática?, por Humberto Maturana Romesín. Matríztica, 03/02/0210. http://comunidad.matriztica.org/?p=22285.

 

Esta entrada fue publicada en Con el cambio., Con la necesidad de innovación y creatividad, Contagiando valores, Convivir, Ser responsable.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *