Hasta siempre Maestro!

Cuando el alumno busca, el Maestro aparece.

Así apareció en mí el Dr. Humberto Maturana Romesín.

“lo que vivía y viviría dependería siempre de mí, de lo que yo escogiese hacer”;

el camino que seguía en mi vivir no estaba determinado por algún agente externo a mí, sino que se configuraba en todo momento, ya fuese de manera consciente o inconsciente, con lo que yo escogía hacer;

“aceptar sin quejas la responsabilidad de vivir sabiendo que soy el generador de los mundos que vivo, consciente de que sé que en ellos no hay verdades absolutas y que solo puedo escoger qué quiero conservar en mi vivir y convivir escogiendo muchas veces caminos que después siento que fueron errores que no puedo deshacer, y ante los cuales solo me queda, si es posible, el reconocimiento de mi honestidad en el deseo de no cometerlos nuevamente preguntándome, ¿Qué quiero conservar y qué no quiero conservar en lo que me queda por vivir?*

¿Por qué hago lo que hago?

Fueron las bases de la respuesta que recibí del “DOCTOR” y que sacudieron mi realidad mas interna, y mis haceres para siempre.

Hasta siempre DOCTOR MATURANA!

Infinitas Gracias!

D.O.

 

 

Esta entrada fue publicada en Amar, Contagiando valores. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *