¡Por favor! decisiones políticas a la altura de los logros científicos.

La humanidad en menos de dos años alcanzó el conocimiento y las herramientas necesarias para enfrentar con existo la pandemia. Por lo que es debido solo a un fracaso político que el Covid-19 continúa propagándose y generando aun mas muertes.

Desde diciembre de 2019 los científicos han aislado el virus, se están produciendo varias vacunas eficaces, y se está vacunando a la población mundial. Logros científicos y tecnológicos sin precedentes que han convertido la pandemia en un dilema político.

Son los políticos los que deben equilibrar las consideraciones científicas, médicas, económicas y sociales y decidir por ejemplo imponer una cuarentena, la característica de ésta, y evaluar sus consecuencias sobre la población. Es también tarea de los políticos encontrar el equilibrio adecuado entre las nuevas herramientas digitalizadas de vigilancia masiva para impedir la propagación de infección, y las ideas y acciones totalitarias que puedan incidir negativamente en su libertad de la población.

Desafortunadamente, demasiados políticos no han estado a la altura de esa responsabilidad.

En general, la negligencia e irresponsabilidad de muchas administraciones han resultado en cientos de miles de muertes evitables. Así existen políticos que minimizaron el peligro y se negaron a prestar atención a los expertos y que no elaboraron planes de acción adecuados.

Pero, se puede afirmar también que las políticas y estrategias que adoptaron cada uno de los países en particular dependió de sus respectivas idiosincrasias, culturas, y  del estilo del gobierno de turno. Así, por ejemplo, en la Argentina, los políticos, primero hicieron caso omiso de las advertencias de la comunidad científica y minimizaron los efectos de la pandemia en la salud de las personas. Luego, permitieron que “privilegiados” en virtud de cercanías políticas, se vacunasen por sobre la prioridad de vacunación de personas según edad y riesgo, cuando, además, la existencia de vacunas no alcanza siquiera a cubrir un mínimo aceptable de la población. Decisiones políticas que no estuvieron a la altura de las circunstancias, pero que además, muestran que donde hay ideologías políticas hay también ausencia de ética humana.

Se debe observar que los conocimientos científicos aportan evidencias para que las decisiones de los políticos puedan ser correctas y efectivas, pero, no son suficientes ni tampoco, un factor primario para la toma de decisiones eficientes. Se requiere también un acuerdo o convergencia de deseos, de lo que se quiere como comunidad humana.

Tomar decisiones políticas implica reflexionar respecto a acuerdos de convivencia. Por ello, es tarea de los políticos articular y converger en proyectos comunes acogiendo los distintos puntos de vista como parte fundamental de nuestra vida en armonía y de nuestra salud.

Si queremos realmente preservar nuestra salud, aun con los éxitos científicos globales actuales, debemos estar atentos a nuestra elección de representantes políticos particulares, quienes decidirán como aplicar lo que la ciencia nos está ofreciendo.

Piensa bien y saldrá bien!

D.O.

Fuentes:
“Yuval Noah Harari: Lessons from a year of Covid” In a year of scientific breakthroughs — and political failures — what can we learn for the future? Por Yuval Noah Harari, Pub. en Financial Times, FEBRUARY 26 2021. https://www.ft.com/content/f1b30f2c-84aa-4595-84f2-7816796d6841
“La disyuntiva de Harari: política versus ciencia” Por Paulo Henríquez Munita, Pub. en Matríztica, 21 Abr 2021,  http://comunidad.matriztica.org/?p=22755.

 

 

Esta entrada fue publicada en Con el conflicto, con la necesidad de Convivir, Contagiando valores. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *