¿Es el mero deprecio por la norma o la absoluta negación del otro?

La inobservancia de las normas es un rasgo arraigado en nuestra sociedad. Pero, no es la ausencia de normas lo que explica tal característica sino el acentuado desprecio a la normatividad.

Por ejemplo, es clara y precisa la normativa que, ante la emergencia sanitaria nacional y mundial, y a fin de proteger la salud pública, declaró el “aislamiento social, preventivo y obligatorio” en sus hogares, para todas las personas que habitan o se encuentran en el país.

No obstante, hay ciudadanos que se empeñan en no acatarla, encontrándose entre ellos, no sólo los que opinan sobre la legalidad o interpretan su operatividad, sino los que directamente no cumplen con la cuarentena dispuesta poniendo en serio riesgo la salud de todos los otros que conviven con ellos, además de continuar reafirmando su imbecilidad.

Lo llamativo de esta actitud, si bien por minoritaria, no altamente peligrosa, es que no sólo supera el desprecio por la norma, sino que está dando por tierra ademas con una tendencia natural de los seres humanos de que, en todas las situaciones de crisis humanas, de situaciones extremas de la humanidad, las personas se encuentran en un nivel básico humano donde la solidaridad está siempre presente. Sin siquiera reclamarla y mucho menos imponerla.

¿Qué es lo que esta sucediendo en estas personas? Es evidente que no incluyen a los demás en su propio mundo. Por lo tanto, no pueden ocuparse del bienestar de esos otros con quienes conviven. No ven a los otros aunque los miren, y no les importa lo que a esos otros les sucede, ni se preocupan las consecuencias de sus acciones sobre estos.

Sin perjuicio de que no son inocentes por su actitud y son absolutamente responsables de sus consecuencias, es imperioso hacer del país una unidad con un propósito común, dentro de la cual todos los argentinos seamos aceptados como miembros. Todos.

Es la intención de convivencia la que define un país. No necesitamos estar de acuerdo en todo para aceptarnos para convivir. Pero, sólo si aceptamos a los otros, éstos tendrán presencia para nosotros y podremos a partir de allí, preocuparnos genuinamente por los que les sucede. Y si queremos también desde ese punto de partida, si queremos, podremos hacer algo por ese otro que lo necesita. No antes.

En nuestra hisoria como país hemos jugado demasiado con los discursos que justifican la negación del otro, por diferente, por su pensamiento, por su idea, por lo que sea. Se ha constituido en un ejercicio estúpido y  macabro a la vez deteniendo e impidiendo la aceptación mutua.  La negación del otro se nos ha impregnado hasta insensibilizarnos profundamente aún en la grave situación, que nos acucia y reclama rápida e imperiosamente una posición amorosa y solidaria basada en la comunión de intereses y deseos.

Ha llegado el momento, y todo comienza con aceptar  a cualquier argentino como un  legítimo otro para convivir, aunque no lo conozcamos.

Piensa bien y saldrá bien!

D.O.

Esta entrada fue publicada en Contagiando valores. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *