“Apropiarse de la verdad en la lucha política daña la democracia”. Alejandro Katz*

La lucha ideológica niega la democracia porque impide nuestra reflexión. Aceptamos la creencia que enarbola esta u otra ideología sin pensar. Pero, al mismo tiempo, como afirma Maturana**, las ideologías son absolutamente esenciales porque pueden constituirse en distintos modos de mirar que permiten ver distintas cosas y, en ese sentido, las distintas ideologías implican diferentes distinciones en la tarea de realizar un proyecto común.

Es la conducta de los argentinos en defensa de la negación del otro para afirmarnos en nuestra idea o creencia, lo que ha hecho nuestra actualidad lo que es. Conducta que lamentablemente, también es la de quienes, como los intelectuales, no debieran expresarla.

Cuando el aporte intelectual debiera ser la de aclarar el panorama, por lo menos advertirnos y hasta denunciando dicha lucha sin sentido democrático, por el contrario, en ambos lados de la “grieta”, como señala Fidanza***, existen “miopías intelectuales que cancelan la discusión pluralista que el país demanda con urgencia”.

Dice este autor que educación, salud, pobreza, moneda, gasto público, exportaciones, productividad, respeto a la ley aún son asignaturas pendientes de la democracia argentina que ningún gobierno pudo resolver. Y que las proclamas, tanto de intelectuales oficialistas como de la oposición, omiten tales cuestiones cruciales. Por el lado oficialista manifestando que el gran desafío es disminuir la pobreza, sin explicar cómo. Mientras por la oposición se sostiene que el Gobierno actual condena a nuestro país al atraso, el endeudamiento y la pobreza.

Si queremos vivir en democracia, las distintas ideas o formas de ver nuestra realidad deben constituir un proyecto común de convivencia basado en la aceptación y respeto recíprocos que permitan trabajar en colaboración con el fin de construir un país en el que la pobreza y el abuso no sólo disminuyan, sino que surjan como modos legítimos de nuestra convivencia.

A la fecha, es muy pobre el aporte de nuestros intelectuales partidistas al respecto.

Piensa bien y saldrá bien!

 

* El autor es ensayista y editor, y profesor en la Universidad de Buenos Aires.
** Humberto Maturana Romesín, biólogo y filósofo2 chileno, Premio Nacional de Ciencias en 1994.3
*** “Miopías intelectuales antes de las elecciones” por Eduardo Fidanza para la Nación. https://www.lanacion.com.ar/opinion/columnistas/miopias-intelectuales-antes-de-las-elecciones-nid2273952. ist Table 7
Esta entrada fue publicada en con la necesidad de Convivir, Contagiando valores, Los Dilemas Morales, Ser responsable., Ser tolerante.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *