Dar un Buen Combate por nuestros sueños es no comenzar matándolos.

¡Cuidado con nuestras certezas y creencias!… En creer que nuestros sueños son infantiles, difíciles de realizar, o que son fruto de nuestra ignorancia de las realidades de la vida. En creer que la falta de tiempo para dedicar a la realización de nuestros sueños… En verdad, tenemos miedo de enfrentar un Buen Combate.

¡Estemos siempre atentos!…Puede llegar un día en el que los sueños muertos y podridos vuelvan el aire tan difícil de respirar que pasemos a desear fuertemente volver a lo que dejamos atrás… En verdad, si queremos, podremos dar el combate que debemos por nuestros sueños.

Piensa bien y saldrá bien!

D.O.

*Fuente:
Idea extraída del libro: “El Peregrino”, de Paulo Coelho.

Esta entrada fue publicada en Contagiando valores, La Vocación -. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *