Manejar nuestras Emociones… Un Tema de Consciencia y de Trabajo.

“Nuestro recorrido comienza por asumir la responsabilidad de manejar mejor nuestra mente y nuestras emociones” El Dalai Lama.

Nada hacemos, incluyendo lo que decimos, que no esté definido -sustentado- por una emoción que lo hace posible.

Podemos considerar a una  emoción como una reacción a un objeto o suceso que surge a partir de la interpretación que hacemos de ese objeto o suceso. Interpretación que está siempre sujeta a estructuras mentales preexistentes en nosotros como nuestras creencias, pensamientos y los patrones de conducta que éstos generan.

O sea, nuestra experiencia pasada y arraigada en nuestra mente, es la fuente más determinante de nuestros comportamientos, ya que es a partir de ese mapa de experiencias que poseemos, desde donde construimos los juicios que valoran los sucesos a los que nos enfrentamos. Pero además, todo el proceso se da, casi en su totalidad, en forma inconsciente.

Así, en forma casi totalmente inconsciente, respondemos de formas, tanto positivas y conveniente o negativas y no convenientes, retroalimentando un ciclo de dar respuestas automáticas a situaciones similares, conformando verdaderos estilos de respuestas.

Por ello, el trabajo de dilucidar ¿porque hacemos lo que hacemos?, incluirá el análisis tanto de nuestras emociones y de nuestra respuesta emocional, como el de los sistemas de nuestras creencias y de pensamientos que entran en juego. Iniciando un camino consciente de revisar y cuestionar nuestras creencias de forma tal que vayamos dejando de lado una interpretación negativa sobre un determinado hecho.

Trabajar en ello,  en la práctica, es comenzar a observarnos y observar atentamente lo que hacemos y decimos, que por naturales que nos parezcan, sean generadoras de pensamiento negativo y por consiguiente, inconvenientes para nuestro bien-estar. E intentar flexibilizar nuestra mente, intentando dejar de sostener reglas rígidamente, permitiéndonos pensar que las cosas pueden ser de otra forma de como las vemos. El dejar de culpar a los demás de nuestra reacciones emocionales inconvenientes es clave.

El aporte científico nos aclara que pueden crearse nuevas estructuras en nuestra mente en función de los nuevos caminos que tome la consciencia. Porque cuanto más utilicemos conscientemente una estructura, más profundo se hará el surco que deje, y por lo tanto, más fácil resultará utilizarlo. Al mismo tiempo, el no utilizar las viejas estructuras hará que acaben por desaparecer.

Piensa bien y saldrá bien!

D.O.

Fuentes:
Identificar nuestras emociones es cuestión de estar conscientes. Publicado el 17/08/2017 por Daniel Olguin http://danielolguin.com.ar/?p=4628.
LA ESTRUCTURA COGNITIVA DE LAS EMOCIONES. ENE-25-2016. By Diego Grispo. http://diegogrispo.com/estructura-cognitiva-de-las-emociones. DISTORSIONES COGNITIVAS Y EMOCIONES. FEB-01-2016. By Diego Grispo. http://diegogrispo.com/distorsiones-cognitivas-y-emociones
Esta entrada fue publicada en Contagiando valores, Convivir, Educar las Emociones. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>