Conducir una motocicleta puede contribuir a adquirir cualidades esenciales de la vida.

“…disfruto de la vida, y principalmente se debe a que me preocupo menos por mí mismo. Poco a poco aprendí a ser indiferente a mí mismo y a mis deficiencias; aprendí a centrar la atención, cada vez más, en objetos externos: el estado del mundo, diversas ramas del conocimiento, individuos por los que sentía afecto. Es cierto que los intereses externos acarrean siempre sus propias posibilidades de dolor: el mundo puede entrar en guerra, ciertos conocimientos pueden ser difíciles de adquirir, los amigos pueden morir. Pero los dolores de este tipo no destruyen la cualidad esencial de la vida, como hacen los que nacen del disgusto por uno mismo.” Bertrand Russell

IMG-20131125-WA007[1](1)

Si algo caracteriza a la vida moderna, es el estrés generado por el apego a que todo nos resulte bien y la sobrecarga de hacer cada vez más y más cosas en la menor unidad de tiempo posible, reduciendo, como consecuencia, los necesarios espacios para vivir lo que realmente importa. Llevándonos a vivir un estado de felicidad y de agotamiento emocional que nos impide reaccionar convenientemente a las circunstancias habituales, llevándonos, por lo menos, a la irritabilidad y a la intolerancia, alterándose nuestro desenvolvimiento cotidiano, que como mínimo nos aleja de nuestras relaciones, nos aísla de lo que nos hace bien.

A su vez, si algo caracteriza al ejercicio de conducir una motocicleta, es que interviene positivamente en la gestión del estrés, además de contribuir a las cualidades esencial de la vida.

Conducir motocicleta, por un lado, significa poner en juego habilidades sensitivas y motoras de nuestro organismo, además de capacidades emocionales fundamentales involucradas con el amor y el respecto a sí mismo y con la responsabilidad.

Pero, además, su ejercicio está íntimamente relacionado con sintonizar las cosas positivas en la vida, como practicar el estar solo en el “aquí y ahora”. Maximizar el disfrute de momentos especiales. Concentrarse en lo que es realmente importante.

IMG_0697Y fundamentalmente,  conducir una motocicleta contribuye a que mantengamos atención en nuestro exterior invirtiendo en relaciones sociales positivas, en amigos del camino. Que es la clave para el bien-estar. Y que es lo que las personas felices tienen en común.

Piensa ben y saldrá bien!
D.O.

Fuente:
Usar motocicletas conduce a un envejecimiento más saludable. Publicado el 16/11/2014 por Daniel Olguin. http://danielolguin.com.ar/?p=4234.
“Qué tan quemado se llega a fin de año”. Dr. Daniel López Rosetti. Viernes 15 de diciembre de 2017. http://www.lanacion.com.ar/2091517-que-tan-quemado-se-llega-a-fin-de-ano.
Esta entrada fue publicada en con la necesidad de Convivir, Contagiando valores, Convivir, Ser Amigable.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>