Usar motocicletas conduce a un envejecimiento más saludable.

Conducir una motocicleta es un buen ejercicio para el cerebro. Además de ayudar a reducir el estrés. Y llevarnos a un mejor envejecimiento.

%</pConducir motocicletas significa poner en juego, habilidades sensitivas y motoras de nuestro organismo, pero además capacidades emocionales fundamentales involcucradas con el amor y el respecto a sí mismo y con la responsabilidad.

Pero asimismo además, conducir motocicletas interviene positivamente en la gestión del estrés, y lleva a un mejor envejecimiento.

Asi lo demuestran las conclusiones de un estudio científico realizado con motociclistas de entre 40 y 50 años.

En concreto los científicos sostienen que la concentración adicional necesaria para operar una motocicleta contribuye al aumento de los niveles generales de la función cerebral.

El estudio realizado por el Dr. Ryuta Kawashima (neurofisiologo y diseñador del software “Brain Training” y otros juegos disponibles para Nintendo DS, además de motociclista), observó la relación entre los conductores de motocicletas y la mente humana.

En los experimentos de Kawashima participaron motociclistas  (promedio 45 años) que no habían tomado un paseo en moto por lo menos por 10 años. A quienes Kawashima pidió andar en motocicleta en diferentes condiciones, mientras que grabó sus actividades cerebrales. Separó a los motociclistas al azar en dos grupos y durante dos meses, unos retomaron el uso habitual de la moto para la vida diaria y los otros siguieron con sus coches o sus bicicletas, como hacían habitualmente.

“El grupo que volvió a las motos mejoró sus puntuaciones en los tests de funciones cognitivas”“Los datos nos muestran que podemos mejorar nuestras condiciones mentales simplemente usando la moto para movernos en nuestra vida diaria”, dice Kawashima.

En un test, que requería a los sujetos recordar una serie de números en orden inverso, el grupo de los re-motociclistas mejoró en un 50% en los dos meses, mientras que el de los que no volvieron a la moto se deterioró ligeramente. Además, los motociclistas habituales afirmaron que cometían menos errores en el trabajo y que se sentían más felices.

A su vez, un segundo estudio verificó sus investigaciones. Yamaha Motors, en forma conjunta con el Laboratorio de Kawashima en el Departamento de imagen funcional del cerebro, del Instituto de Desarrollo, Envejecimiento y Cáncer de la Universidad de Tohoku, Japón, experimentó sobre la relación entre los conductores de motocicletas y la estimulación cerebral.

Esta otra investigación de 2009-10, midió los cambios el el cerebro de los motociclistas a través del tiempo por medio de los datos recogidos a largo plazo. Y lo que el estudio reveló es que mientras se está conduciendo una motocicleta, esta cambiando la estructura física del cerebro del motociclista. “El cerebro dedica más espacio cortical a las funciones que su propietario utiliza con más frecuencia y encoge el espacio dedicado a las actividades llevadas a cabo raramente”.

“El cerebro del conductor se activa conduciendo motocicletas, en parte porque requiere un estado acentuado de alerta. Mientras que en un entorno cómodo, la mente y el cuerpo humanos se acostumbran a mantener un nivel bajo de actividad”, advierte kawashima. Quien concluye afirmando que “Nuestra conclusión final es que conducir motos puede llevar a un mejor envejecimiento”.

Piensa bien y saldrá bien.

D.O.

Fuente: http://www.fbi.idac.tohoku.ac.jp/fbi/?lang=en
Esta entrada fue publicada en Convivir, Ser responsable., Vivir el ahora. Guarda el enlace permanente.