“Ustedes tienen los pinceles y los colores, pinten el paraíso y entren en él”. Nikos Kazantzakis.

“He aquí la dicha verdadera: no tener ambición alguna y trabajar, como acosado por todas las ambiciones. Vivir sin necesidad de las personas y quererlas. Estar en Navidad y tras haber comido y bebido a gusto, irse a salvo de todas las acechanzas, y advertir, de pronto, que en el corazón la vida ha realizado un milagro: el de convertirse en un cuento de hadas.”

Esta entrada fue publicada en Amar, Contagiando valores, Convivir. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>