Ser feliz es una decisión.

Tomar la decisión de ser feliz; agradeciendo lo dado y lo recibido y centrándonos en lo que tenemos y no en lo que nos falta.

Las tres condiciones para ser feliz hoy: La primera es que ser feliz es una decisión. Lo que indica que la felicidad no dependerá de las cosas que nos pasan, sino más bien de la actitud con la cual enfrentamos lo que ocurre. Donde el disfrute de lo cotidiano pasa más por la mirada que tenemos de los hechos que por los hechos mismos. O sea la gente feliz hoy es la que decidió levantarse con una sonrisa en los labios aunque lleve una pena gigante en el alma. Estar conectado con el presente es fundamental para la tomar decisión de ser feliz. La segunda condición es ser agradecido. Nadie pude conectarse con la decisión de ser feliz si no es agradecido. Y ese agradecimiento alcanza necesariamente hasta lo cotidiano, asombrándonos, aprendiendo y agradeciendo todo y permanentemente. Por ejemplo, es necesario reparar en el simple hecho de despertar cada mañana, de lo que realmente significa y agradecerlo.  Estaremos agradeciendo, encontrarnos con quienes amamos quienes también despiertan; obtener la oportunidad de amar más y mejor que ayer; aprender al nuevo; y dejar una huella positiva en alguien. Entonces debiéramos despertar y levantarnos sonrientes y hasta definitivamente muertos de risa. La tercera condición es la calve para llevar lo anterior a la práctica. Debemos centrarnos en lo que tenemos y no en lo que nos falta. No es más feliz que más tiene sino el me que menos necesita.

Fuente. Pilar Sordo. “Bienvenido Dolor”.  Ed. Planeta.

Esta entrada fue publicada en Educar las Emociones, Ser Feliz.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>