“Que Facebook no una lo que la vida no ha decidido aún si debe ser unido”.

Aviso a mis co-facebookeros que estoy dando de baja mi FB personal. Desde hoy ya no figuraré entre sus “amistades”.

No sé si es una decisión definitiva, pero lo cierto que hoy siento que debo salir de este increíble medio de contacto al que accedí hace tiempo maravillado por sus posibilidades y alcances, motivado por mi espíritu aventurero y curioso; y del que salgo sin haber perdido mi asombro, aunque sí sensiblemente abrumado por sus, para mí, posibilidades ilimitadas y alcances imposible de prever.

No sé bien cuáles son mis las razones ni me interesa profundizar en tenerlas. Hoy sólo sé que siento que necesito recuperar tiempo para dedicarlos a otras aventuras, recuperar mayor control de la exposición de mi vida y de la de otros, y recuperar otros medios de comunicación más físicos.

Apuesto que continuar comunicados no será un problema; mis Amigos saben cómo y dónde comunicarse conmigo, como yo lo sé respecto de ellos.

Además seguiré trabajando en la página: http://danielolguin.com.ar/ base de mi trabajo docente, y con el twitter https://twitter.com/DOlguinConvivir, que está enlazado con dicha página. Asimismo cualquiera podrá encontrarme también por medio de mi dirección laboral: http://estudioolguin.com.ar/. Si bien no utilizo estos medios como método de conversación, recibo todo comentario hecho en los mismos.

Uno de los lemas que anda dando vueltas en el universo de las comunicaciones virtuales es “Que Facebook no una lo que la vida ha separado” refiriendo a una de las posibilidades de este medio como es “re-encontrar o re-encontrarse” aun aquello que no se pensó o no se quiso volver a encontrar.

Yo, parafraseando la frase anterior, me inventé una que me digo a mi mismo, y que se aplica a lo que siento hoy: “Que Facebook no una lo que la vida no ha decidido aún si debe ser unido”.

Abrazos y muchas gracias por dejarme ingresar en sus “amistades”.

Daniel.

PD: para el que piensa que pude ser cosa de viejos. En parte no se equivoca.

Esta entrada fue publicada en con la necesidad de Convivir, Contagiando valores. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *