Si hay pasión, no hay excusas.

Es bueno tener en cuenta que, saber para dónde ir, que camino tomar,  y hasta para decidir que carrera seguir que se correspondan con nuestra vocación, no es solo una cuestión de capacidad natural. Hay personas que son buenas para algo pero que no sienten que ese algo sea la vocación de sus vidas.

Se necesita algo más que un talento natural, que  hacer algo bien y que nos sea fácil hacerlo. También necesitamos ¡Apasionarnos!, encontrar gran deleite y placer en lo que hagamos.

Hay un concepto al respecto que sería importante no olvidar en el resto de nuestras vidas:

“la pasión siempre triunfa sobre las excusas”.

Tengamos en cuenta que al utilizar la palabra “pasión”, no nos estamos refiriendo a las ideas románticas que este concepto evoca. Sino que debemos equiparar el término “pasión” a una especie de gran entusiasmo que se siente muy dentro de nosotros, que nos impulsa en una dirección y que parece estar motivado por una fuerza más allá de nuestro control. Es la emoción interna de estar en el camino correcto, haciendo lo que nos sienta bien, y lo que sabemos que estábamos destinados a hacer.

En mi opinión, la presencia de la pasión dentro de nosotros es todo lo que necesitamos para cumplir nuestros sueños. Si tenemos pasión, no hay necesidad de excusas, porque nuestro apasionamiento triunfará sobre cualquier razonamiento negativo. Cuando estamos llenos de pasión sobre prácticamente todo lo que emprendamos, podremos eliminar con éxito los obstáculos de la vida. La pasión es un sentimiento que nos dice: Esto es lo que hay que hacer. Nada puede interponerse en nuestro camino. No importa lo que digan los demás.

Es un sentimiento tan fuerte que no puede ser ignorado. Cuando somos apasionados, nada parece difícil. Y ésto se debe a que estamos respondiendo a un llamado interno o vocación, que siempre vivió latente en nosotros esperando revelarse.

He aprendido con los años que cuando voy a ese lugar de la pasión dentro de mí, no hay fuerza en el universo que puede interferir con la realización de un proyecto. Tengo la sensación de que cuando hago algo con pasión recibo la ayuda de manos invisibles. Y hasta encuentro gente que me abre las puertas, y que facilita mi paso.

Cada vez que vivo mi pasión por algo, en realidad siento que ingreso en un sendero que ha estado allí todo el tiempo, esperándome. Y de repente puedo ver que la vida que debiera estar viviendo es la que estoy viviendo.

Si hay pasión no hay excusas.

Piensa bien y saldrá bien!

D.O.

Fuente: Dr Wayne W Dyer. Bestselling Author. Maui · drwaynedyer.com
Esta entrada fue publicada en Contagiando valores, Convivir, la fuerza de la Intención, La Vocación -, Textos Cátedras 2014, Trabajo y Ciudadanía 2014. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>