Ser tolerantes, y dejar de ser intolerantes.

Un fenómeno de la Primera Guerra Mundial (1914-1918) cuenta que la cercanía de las trincheras enemigas, que a veces no distaban más de 15 metros, hizo que en un momento los soldados de uno y otro bando empezaran a ver en sus contrarios a alguien muy parecido a ellos mismos. Y cuando dejaron de ser anónimos, cuando tuvieron rostros y voces, les resultó difícil odiarse porque sí.

Ante esta comprobación, en lugar de aniquilarse rápidamente, cosa que la corta distancia hubiese permitido, comenzaron a desarrollar sentimientos amistosos y hasta acabaron por celebrar en forma conjunta las Navidades.

Resultaron así largos períodos de calma y una especie de acuerdo tácito y mutuo de no atacarse. Lo desconcertó y enfureció a los jefes militares, a tal punto que, en febrero de 1917, el comandante de la decimosexta división de la infantería británica emitió un bando por el cual prohibía terminantemente entrar en contacto con el enemigo (a menos que fuera para liquidarlo) y prometía severos castigos para los infractores.

Hoy, la vida cotidiana parece a menudo una guerra de trincheras. La calle, los espacios educacionales, los laborales, los lugares públicos, las relaciones sociales y a menudo también las íntimas, los campos deportivos, e incluso, con inquietante frecuencia, las tramas familiares semejan escenarios de permanentes batallas. El armamento más común incluye la descalificación, la impaciencia, el prejuicio, el juzgamiento rápido y sin pruebas, la indiferencia, la manipulación, el ventajismo, el desprecio hacia las necesidades o prioridades ajenas.

Todo esto puede sintetizarse, finalmente, en una sola palabra: intolerancia.

Tolerancia es el respeto y la consideración hacia las opiniones y las prácticas de los demás aunque sean diferentes de las nuestras y la intolerancia, su opuesto, suele ser distintiva de aquellos entornos en los cuales el otro es visto como ajeno, como amenazante, como un obstáculo o, en el mejor de los casos, como un simple medio para la obtención de un fin. En ese entorno se instalan, los vínculos en los que el otro sólo es percibido en función de si “me es útil o no me es útil”. Así, cuando alguien no es “útil” (como compañero, como amigo, como conciudadano, como pareja, como vecino, como coparticipante de una misma actividad), interfiere, estorba, molesta, distrae, resulta intolerable.

Pero, ¿Como se llega a ser intolerante?

Al parecer,  nuestro comportamiento  indicaría que intentamos expulsar de nuestra conciencia lo que no aceptamos como parte de nosotros mismos, y los depositamos en otros. Se lo atribuimos sólo a los otros y, cuando lo advertimos en ellos, nos volvemos intolerantes hacia esas personas.

El extraño caso del doctor Jekyll y Mister Hyde es un claro ejemplo sobre esta cuestión. El doctor Jekyll, un científico intachable, encierra en sí al señor Hyde, un modelo de la maldad, y hasta desea ser como él, cosa que sólo consigue a través de una pócima de su invención que lo transforma y le hace perder el dominio de sí. Pero cuando está lúcido y consciente, Jekyll aborrece a Hyde, no lo acepta, lo odia hasta desearle la muerte.

Se puede decir entonces que los conflictos externos son manifestaciones de conflictos internos. Si odiamos a otro, si no lo toleramos, es porque de alguna forma nos odiamos a nosotros mismos, no toleramos aspectos propios que vemos en aquél. O sea que la intolerancia tendría un origen interno. Y quienes no podemos interpretar nuestros propios sentimientos, nos sentimos totalmente perdidos cuando se trata de saber lo que siente alguien que está cerca nuestro.

Tal vez, todo esto puede estar sucediendo porque olvidamos hacernos una pregunta sencilla, profunda y grandiosa: “¿Cómo sería yo si eso me estuviera pasando a mí?”. Y el olvido de esa pregunta nos dirige, sin duda,  hacia la intolerancia porque cuando la omitimos, cerramos nuestro corazón

La consigna básica del intolerante es: “Así soy yo, así es el mundo”. Es decir, cuando nuestra visión del mundo, nuestros pensamientos, nuestros deseos, nuestro ego son el patrón de medida, todo el que no entra en él será descalificado.  Se trata de un modelo de comportamiento muy riesgoso, ya que al no existir dos personas iguales, los márgenes de aceptación se reducen al mínimo.

¿Como salir de la intolerancia?

Quizá, después de todo, no se trate de ser tolerante, sino de aprender a aceptar.

Aceptar, en el caso de los vínculos humanos, es tomar al otro sin juzgarlo, acercarse a él interesado en sus  misterios y dimensiones, escucharlo y mirarlo con la intención de percibir en sus palabras y en sus aspectos su singularidad. Aceptar es, también, saber que no se puede cambiar al otro, y que quizá no se debe. Es respetar del mismo modo en que aspiramos a ser respetados, tener en cuenta del mismo modo en el que queremos ser registrados.

Tal vez, el camino hacia la erradicación de la intolerancia en las relaciones interpersonales deba incluir la tarea de acercar las trincheras de las batallas cotidianas hasta observar los rostros de los demás y empezar a descubrir que se parecen mucho al nuestro.

Como sea, para salir de la intolerancia es preciso aprender una tarea que requiere de las herramientas más valiosas de la inteligencia humana: la de usar los zapatos del otro y sentarse en su silla. Desde allí se asiste a una experiencia siempre deslumbrante y enriquecedora. La experiencia del encuentro.



Extraído del artículo publicado en La Nación Revista – Nota de Tapa. “¿Podemos ser tolerantes? Navidad, Año Nuevo… el momento ideal para una pregunta que plantea el desafío más urgente: aprender a aceptar al otro”. El Domingo 23 de diciembre de 2007. Autor Sergio Sinay.
Esta entrada fue publicada en Ser tolerante.. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Ser tolerantes, y dejar de ser intolerantes.

  1. Myriam Isabel Gutierrez dice:

    Realmente me considero una persona que se ha puesto intolerante a traves de los años y si la autosatisfaccion fisica ( me refiero al deporte y el buen estado fisico) hacen la diferencia y hacen que el foco de insatisfaccion que uno va poniendo tornandose inflexible hacia los demas ademas de la edad que aumenta las obsesiones y el perfeccionismo

  2. Myriam Isabel Gutierrez dice:

    excelentes consejos!

  3. Hola Myriam!

    Es un gran gusto recibir tu comentario. Y desde ya agradezco tu aporte.

    Creo comprender tu comentario. Y me hizo reflexionar que debiéramos poder disfrutar de nuestro ahora sin tanta presión. Aún la que puede generar la exigencia de una actividad deportiva, que seguramente comenzó siendo un placer, y debiera seguir siéndolo. Yo lo intento.

    Abrazo grande.

    Respetuosamente.
    Daniel Olguin.

  4. Armando dice:

    Y que hay de la convivencia familiar? En mi caso soy una persona muy indulgente y mi mujer es muy severa. Nos amamos, pero esto nos causa que vivamos en problemas todo el tiempo. Nuestras personalidades han sido moldeadas por eso, yo no me fijo en muchas cosas porque no me molestan; como que el coche de atrás toque el claxón, o mi hermana me diga “no te importa que coma mientras fumas?” en cambio para ella esas son faltas de respeto gravísimas a su persona. Su hermano le dijo lo de fumar y ello ha causado que discutan por varios días horas por teléfono.
    Y así como a mi, el ser tolerante, me hace no ver cosas y menos “racionalizarlas” a ella, ser así, la hace fijarse en TODO y racionalizar TODO. Una frase mía tan tonta (a mi ver) como: “Llegamos tarde a la junta” despierta en ella un: “Cómo que llegamoSS?, Pues con quien ibas?” lo cual nos lleva a horas de discusión.
    La quiero mucho, pero ya me da miedo hacer cualquier cosa porque siempre le encuentra un lado problematico a todo. Y como Dios la dotó con una lógica implacable, acabo sintiendo que tiene razón y disculpandome.
    Alguna sugerencia?

  5. Hola armando, un gran gusto comunicarme con usted!

    No tengo sugerencia alguna para hacer respecto de su inquietud. Solo le puedo comentar acerca de una herramienta que habitualmente utilizo para hacer mi propia reflexión sobre el tema que usted plantea.

    Coincido con aquellos que sostienen que no hay acción humana sin una emoción que la funde como tal y la haga posible como acto. Y que en definitiva no es la razón lo que nos lleva a la acción sino la emoción. Por ello cada vez que escucho a alguien que dice que es racional o lógica y no emocional, procuro escuchar el trasfondo de emoción que está debajo de esa afirmación en términos de un deseo de ser o de obtener. Todos nosotros, cada vez que afirmamos tener una dificultad en el hacer, en realidad tenemos una dificultad en el querer que queda oculta por la argumentación sobre el hacer. Hablamos como si fuese obvio que ciertas cosas debieran ocurrir en nuestra convivencia con otros pero no las queremos, por eso no ocurren. O decimos que queremos una cosa, pero no la queremos y queremos otra, y hacemos, por supuesto, lo que queremos, diciendo que lo otro no se puede.

    Por ello me resulta bueno reflexionar sobre las emociones que pueden estar viviendo detrás de nuestras acciones y las de los otros si queremos comprenderlos. Y me ayuda preguntarme: Porque hago lo que hago?

    De esa forma intento abrir un espacio de reflexión sobre aquello que me lleva a hacer algo de determinada forma. Y a su vez, desde allí, partiendo de ese conocimiento, podré, si quiero, cambiar esa emocionalidad subyacente, y hacer algo diferente. Es importante reconocer que si podemos cambiar nuestras emociones, podremos cambiar nuestras acciones.

    En definitiva vale la pena para mi, preguntarme porque hago lo que hago. Y espero le sea de utilidad también a usted.

    Por otra parte, intento recordar siempre que en el caso de un modo de vida en pareja, también se requiere de una emoción fundadora particular sin la cual ese modo de vida en la convivencia no sería posible. Y que tal emoción es el amor. Amor como emoción que constituye el dominio de acciones en el que en nuestra interacción con otro hacen al otro un legítimo otro en la convivencia. Como ser valido. Diferente pero totalmente valido.

    Y que entonces relaciones fundadas en otras emociones distintas del amor estarán constituidas en otros dominios de acciones que no serán el de la colaboración y el compartir, y que en definitiva impliquen la aceptación del otro como un legítimo otro en la convivencia. Y por lo tanto totalmente aceptable.

    Espero haberle sido útil de alguna forma.
    Abrazo grande. Daniel Olguin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>