Piensa bien, elige y saldrá bien!

“Entre estímulo y respuesta hay un espacio. En ese espacio residen mi libertad y mi facultad para elegir la respuesta. En esas elecciones residen mi crecimiento y mi  felicidad” S. Covey.

Si bien el tamaño de ese espacio esta determinado básicamente  por nuestra herencia genética o biológica y por nuestra educación y nuestras circunstancias actuales; no reparar en que poseemos ese espacio anula nuestra capacidad de cambiar.

Quienes utilizan y amplían ese espacio, desarrollan su facultad de elegir, y precisamente porque aprenden a conducir su vida por medio de sus elecciones, a su vez obtienen un poder interior mayor que les permite convertirse en “personas de transición”.

Personas que impiden el paso a ellos mismos y a sus descendientes, de tendencias inadecuadas, tradiciones negativas, o costumbres peligrosas, que se transmiten de generación a generación, o de situación a situación, sea en una familia, un lugar de trabajo, una comunidad o en cualquier parte.

Las “personas de transición” en épocas de oscuridad son luz, no jueces; son modelos, no son críticos. En períodos de divergencias son catalizadores, no víctimas; son sanadores, no acarreadores de culpas. Son seres que a pesar de la algarabía negativa en el mundo, encuentran manera de hacer su parte y aporte positivo.

Y todo a partir de tomar conciencia de que poseemos un espacio en el que podemos elegir libremente, y utilizarlo.

Piensa bien, elige,  y saldrá bien!

Daniel Olguin.

Fuente:

Stephen Covey. “El 8° habito, de la efectividad a la grandeza”.

Esta entrada fue publicada en Amarse a uno mismo., Con el cambio., Contagiando valores, Convivir. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>