Autonomía.

Con todo respeto, parafraseando a Mark Twain[i], podemos afirmar que la Autonomía  es la lealtad a los mejores principios que hay en uno mismo y la deslealtad a los ídolos y fetiches de la multitud.

En tal sentido, la autonomía es la máxima expresión de libertad y la única forma de vivir según nuestras ideas. Así el mundo se enriquece como un mosaico variado y colorido de personas íntegras y felices que actúan con ayuda de los otros, pero no dependen de ellos.

No podemos olvidar que vivimos en un mundo de ejemplos y reglas que llegan desde el exterior: por ejemplo observamos qué hacen nuestros familiares y amigos y los imitamos, obedecemos normas impuestas en la casa y la escuela. Pero nuestro máximo desafío consiste en adquirir la capacidad de analizar y entender todo ese material hasta formar nuestras propias ideas y actuar según nuestro criterio, con nuestra propia fuerza, es decir, conquistar nuestra libertad y ganar nuestra Autonomía.

Se puede decir que la conquista de la autonomía sigue los siguientes pasos en el camino de nuestra transformación como seres humanos adultos: Primero obedecemos sólo por miedo a que nos castiguen. Luego aceptamos cumplir las normas para favorecer nuestros intereses (por ejemplo, para participar en un juego). Seguidamente, y para que los demás nos acepten hacemos lo que esperan de nosotros, por ejemplo, vestir o hablar según una moda. Mas tarde, entendemos que para vivir en sociedad hay que respetar las leyes y las instituciones.
En este paso comenzamos a ser responsables y nos preparamos para el gran salto. Que es cuando reconocemos que por encima de las convenciones sociales todos los seres humanos tienen igual derecho a la vida y a la libertad. Así respetamos un conjunto amplio de valores universales y somos capaz de vivir y actuar por nuestra cuenta según esas ideas, sin depender de nadie, aunque siempre necesitemos de los demás. Porque no hacemos en la relación y la convivencia con otros.

El extremo contrario a la autonomía es la dependencia. Algunas personas viven siempre sujetos a los valores, ideas y decisiones de los demás. Y eso les cierra la posibilidad de desarrollar una existencia libre y original.

Un ejemplo de autonomía: La vocación de Paul Gaugin.

La autonomía se vive también siguiendo el llamado de la vocación más allá de las convenciones impuestas por la sociedad.

El francés Paul Gauguin (1848-1903) era un exitoso negociante en la Bolsa de París, cuando en 1874 asistió a una muestra de arte impresionista y descubrió su verdadera pasión: el arte.

Comenzó a tomar clases de pintura y realizó sus primeros cuadros que fueron bien recibidos por la crítica. Y en 1891 pensó que su verdadera inspiración estaba en la gente sencilla y la naturaleza, lejos de la sociedad europea, sus artificios y convenciones.

A bordo de un barco llegó a las remotas islas de la Polinesia y en ellas desarrolló la parte más fértil de su carrera: decenas de cuadros que presentan la vida de los nativos y sus costumbres. Hoy son muy apreciados por los coleccionistas de arte.

[i] Samuel Langhorne Clemens, conocido por el pseudónimo de Mark Twain (18351910), fue un popular humorista y escritor estadounidense. Los más valiosos libros narrativos del escritor fueron: Las aventuras de Tom Sawyer (1876), Las aventuras de Huckleberry Finn (1884).
Esta entrada fue publicada en Ser Autónomo., Ser libre.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *