Los jóvenes piden ejemplo sin pedirlo.

Cada vez que un joven recurre a las drogas[i] para disfrutar de la vida o enfrentarse a sus exigencias, está limitando su capacidad de valerse por los dones o talentos con los que ha nacido.

Porque el principal problema de las drogas es su capacidad de crear dependencia. Todas las drogas presentan la capacidad de provocar dependencia psicológica o emocional, y hasta física.

Y  no debemos olvidar que una vez contraída la adicción, el adicto seguirá siéndolo mientras viva, es decir, que aún  luchando por rehabilitarse,  siempre será un adicto en recuperación. Y siempre deberá estar atento a no caer nuevamente en el consumo.

Además el consumo de drogas trae aparejadas otro tipo de consecuencias: Los adictos, con frecuencia se ven envueltos en agresiones, desorden público, conflictos sociales, raciales, y marginación. Cuando se comienza a necesitar más a las drogas que a las otras personas se arruinan o destruyen las relaciones íntimas y se pierden las amistades. Se abandonan metas y planes de vida. Y muchas veces para sostener su hábito recurren al crimen.

Asimismo, el consumidor se encuentra con graves riesgos añadidos imprevisibles. Toda vez que las drogas que se encuentran en el mercado ilegal están sometidas a procesos de adulteración que las hacen mucho más peligrosas.

Son varios los factores de riesgo que conducen a los jóvenes al consumo de drogas. La falta de valores positivos, y de adecuada autoestima, un entorno distorsionado por el precio de las cosas que se poseen, o un ambiente presionado por todo lo que no se pude poseer, para mencionar solo algunos.

Como sea, cada vez que un joven recurre a las drogas siempre está limitando su capacidad de utilizar y desarrollar sus propios y naturales recursos. Pero sucede que el joven generalmente, no solo  desconoce su potencial, sino que no sabe que debe descubrirlo, y por lo tanto tampoco sabe  como buscarlo.

Mostremos a los jóvenes nuestra lucha constante por el descubrimiento de nuestras posibilidades, dones, y talentos. Por vivir de acuerdo a lo que descubrimos. Por defender de nuestros sueños. Por lograr nuestra autonomía. Ellos seguramente se contagiaran y encontrarán la forma de alejarse de los caminos a las sustancias nocivas a las que intentan aferrarse, también por la falta de ejemplos válidos.


[i] Llamamos Droga a cualquier sustancia que introducida en un organismo vivo, puede modificar una o varias de sus funciones. Y que incluye a las sustancias estupefacientes y psicotrópicas, cuyo consumo reiterado provoca la dependencia física u orgánica, así como el deseo irrefrenable de seguir consumiéndolas en mayores dosis. O sea que según ésta concepción las drogas son sustancias prohibidas, nocivas para la salud, y su uso abusivo trae aparejado un perjuicio individual y social. Todas estas sustancias alteran mentalmente a la persona que las consume, ya sea deprimiéndola, produciéndole alucinaciones o estimulándola.

Esta entrada fue publicada en Con las adicciones, Contagiando valores, Ser Autónomo., Ser libre.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>