¿A mayor riqueza, mayor felicidad?

La búsqueda de la felicidad, ocupa gran parte de nuestro tiempo. Casi todo lo que hacemos y emprendemos, aunque no tengamos conciencia de ello, lo hacemos para llegar a ser felices. Pero no debemos confundir la felicidad con la obtención rápida del logro y del éxito, o con el placer. La felicidad, aunque no se opone al placer, es mucho más que este.

Es habitual ver personas que gracias a su dinero no se privan de nada, que obtienen todos los placeres deseados, pero que llevan una vida bastante amargada y poco feliz. Concretamente un entorno de abundancia en recursos no nos garantiza que seamos felices.

Sociedades como la nuestra, movidas por millones de hombre y mujeres que buscan la felicidad, se vuelven más prósperas, pero no está nada claro que se vuelvan más felices.  Puede no existir una relación entre una riqueza cada vez mayor, y un mayor nivel de felicidad. No obstante, la estrecha correlación entre crecimiento económico y felicidad suele considerarse una de las verdades más incuestionables.

Pero la mayoría de los bienes cruciales para la felicidad humana no tiene precio de mercado y no se venden en las tiendas. En un shopping, no encontraremos: la amistad, la tranquilidad del hogar, la satisfacción que produce cuidar a los seres queridos o ayudar a un vecino en apuros, la autoestima que nace del trabajo bien hecho, la alegría de ejercer una vocación,  la solidaridad y el respeto a nuestros compañeros de trabajo y a todas las personas con quienes nos relacionamos. Tampoco encontraremos: la forma de liberarnos de la desconsideración, del desprecio, el rechazo, o la humillación.

Más aún, ganar el dinero suficiente para poder comprar aquellos bienes que sólo se encuentran en las tiendas supone una pesada carga sobre el tiempo y la energía  que podríamos invertir en la obtención y disfrute de los otros bienes no comerciales y que no están en venta. Asimismo, puede suceder que lo que se pierda supere lo que se gane. Y que la  infelicidad causada por la reducción del acceso a los bienes que el dinero no puede comprar, supere la capacidad del aumento de los ingresos de generar felicidad.

Entonces, pretender que la cantidad y calidad de la felicidad humana se pude conseguir centrando la atención en un sólo parámetro, como es el de los mayores recursos económicos, es extremadamente engañoso.

D.O.
Fuente: El Arte de la Vida. Zygmunt Barman. Ed. Paidos 2009. Bs. As.
Esta entrada fue publicada en Contagiando valores, Educar las Emociones, Ser Feliz.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>