En la EMERGENCIA entrenemos el hábito de acatar las normas con preocupación ética.

“No creo que la ética sirva para zanjar ningún debate, aunque su oficio sea colaborar a iniciarlos todos…” Fernando Savater. Ética para Amador.

En la emergencia especialmente, la norma aplicable y vigente emanada de una autoridad competente, debe ser acatada. Nuestra opinión o su interpretación debe ser pospuesta para otro mejor momento. Ello es lo que debería ocurrir en una sociedad INTELIGENTE, que es aquella que se adapta rápidamente a las distintas situaciones.  

No obstante, pero especialmente cuando nos cuesta acatar y ser responsables, podemos ejercitar el acto de libertad individual por excelencia, que es el de reflexionar. Por ejemplo sobre los mecanismos éticos de la toma de decisiones. En definitiva, sobre cómo hacemos lo que hacemos.

La ética es la encargada de discutir y fundamentar reflexivamente ese conjunto de principios o normas que constituyen la moral. La ética pretende dar explicación de las normas morales, teniendo fundamentalmente en cuenta el marco de preocupación ética, que es la preocupación por las consecuencias de nuestras acciones en la vida de otros seres humanos.

Por lo tanto la ética se pregunta por qué las reglas nos deben parecer justas y obligatorias teniendo en cuenta a ese otro con el que convivimos, y que, en realidad, se extiende a toda la humanidad. 

Por ejemplo, si la norma dice que no se debe salir de nuestros hogares manteniéndonos en cuarentena por la emergencia sanitaria, la ética se pregunta por qué no se debe salir atendiendo a las consecuencias que no acatar la norma traerá sobre aquél o aquellos que comparten nuestra vida y con los que convivimos.

La  Moral por su parte alude a las reglas o normas aceptadas y dictadas por una sociedad y por extensión por los individuos que viven en ella.

La Moral entonces aportará las pautas que nos orienten sobre lo que hay que hacer, y  la ética los principios éticos que indican cómo decidir entre reglas y valores alternativos para hacer lo correcto. 

Este ejercicio de reflexion, en realidad resulta si se constituye en una ética de todos los días, que marca todo un estilo de vida, un modo de ser que se hace habitual en la persona que la practica, y gracias a la cual, dicha persona actuará siempre de una manera justa y recta que le es como natural, y estando atento a las consecuencias de sus actos sobre los demás.

Podemos comenzar hoy. En la emergencia. Preguntándonos porqué hacemos lo que hacemos.¿Cual es la emoción que posibilita o dispara ese accionar de nuestra parte?

Si queremos, si lo deseamos, encontraremos una respuesta para reflexionar.

Los seres humanos, por el sólo hecho de serlo, tenemos una vocación genérica o potencial para vivir en el bien-estar y cooperando.  Usémosla.

Piensa bien y saldrá bien!

D.O.


Esta entrada fue publicada en El Razonamiento Moral, Política y Ciudadanía 2014, Textos Cátedras 2014. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a En la EMERGENCIA entrenemos el hábito de acatar las normas con preocupación ética.

  1. claudia dice:

    Este documento, en mi opinión es excelente, de verdad ¡¡¡¡¡¡
    leerlo fue aclarar muchas ideas confusas. gracias.

  2. ROMILA COLMENAREZ dice:

    eXCELENTE DOCUMENTO AJUSTADO A LOS TIEMPOS ACTUALES DONDE LOS VALORES MORALES Y LA ETICA JUEGAN UN PAPEL FUNDAMENTAL EN UNA PERSONA, INSTITUCION .O LOCALIDAD.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *